INFORME

Qué es el Pizzagate, el caso que mencionó la joven que denunció a un taxista por intento de secuestro

Se trató de una teoría conspirativa que se hizo viral en 2016 durante las elecciones presidenciales en Estados Unidos.


En medio de la conmoción tras la denuncia de una joven contra un taxista por intento de secuestro en la noche del domingo en Rosario, un término utilizado por la chica sobresalió y llamó la atención: Pizzagate. La mención a la que hizo referencia en su relato es acerca de una teoría conspirativa que se volvió viral en 2016 durante las elecciones presidenciales en Estados Unidos y vinculaba a la candidata demócrata Hillary Clinton con una red de trata de personas y pedofilia.

Para comprender más acerca del origen de esta palabra hay que retroceder hasta marzo de aquel año, cuando la cuenta de correo electrónico personal de John Podesta, gerente de campaña de la esposa del expresidente nortemaricano Bill Clinton, fue pirateada en un ataque de phishing, que significa suplantación de identidad. Los defensores de la teoría conspirativa afirmaron que los mails contenían mensajes codificados que conectaban a varios restaurantes estadounidenses y funcionarios de alto rango del Partido Demócrata con una supuesta red de tráfico de personas, abuso sexual infantil y una secta satánica. Uno de los establecimientos presuntamente involucrados fue el restaurante y pizzería Comet Ping Pong en Washington, D. C.

Quienes avalaron las teorías y las sostuvieron a capa y espada, afirmaron que en los mensajes codificados aparecían términos relacionados con comida como "pollo y pasta", "pizza", "hot dog", "queso", al igual que lo que describió la joven denunciante sobre los audios que escuchó del taxista. Tras varios análisis se dio a conocer que las palabras podrían significar supuestos códigos para hablar de porno, niñas, niños y pedofilia. Los correos y los lazos con el dueño de Comet, James Alefantis, de quien aseguraron que recibía donaciones de la campaña de Hillary Clinton, fueron publicados por WikiLeaks

A un mes de las elecciones estadounidenses que se celebraron el 8 de noviembre de 2016 y consagraron como ganador a Donald Trump, el 7 de octubre WikiLeaks, comenzó a publicar miles de correos electrónicos recuperados de la cuenta privada de Gmail del gerente de la campaña demócrata, algunos de los cuales contenían material controvertido sobre las posiciones o la estrategia política de Clinton. Desde el entorno de la candidata no confirmaron ni negaron la autenticidad de los mails. Los expertos que investigan la filtración, incluida una empresa de seguridad privada llamada CrowdStrike, afirmaron que un grupo de piratería ruso fue el que accedió a las cuentas de Podesta.

El 4 de diciembre, Edgar M. Welch, un joven de 28 años de Carolina del Norte, llegó a Comet con un rifle de estilo militar y una pistola, con intenciones de investigar acerca de las teorías conspirativas vinculadas a este lugar. La policía dijo que disparó el rifle dentro de la pizzería, pero no hirió a nadie, y se rindió después de no encontrar evidencia que respaldara los reclamos de niños esclavos retenidos allí. Lo que causó el tiroteo fue generar otras versiones acerca que la conspiración era más grande.

A su vez, en blogs, canales de YouTube y programas de radio por internet dedicados a teorías conspirativas, el arresto de Welch por el Pizzagate se tomó solo una "bandera falsa", un término que usaron para acciones encubiertas o de distracción y que son orquestadas por el gobierno u otros grupos poderosos. Este joven que irrumpió armado en el restaurante fue condenado en junio de 2017 a cuatro años de prisión. "Siento todo lo que he causado. Solo quería hacer algo bueno y salió mal", afirmó en aquel entonces a The New York Times.

Pese a esto, los creyentes no se quedaron de brazos cruzados y fueron a fondo en su investigación: analizaron los mensajes de Alefantis, dueño de Comet, en redes sociales e incluso en los menús de su restaurante buscando palabras clave y símbolos que hicieran referencia al abuso sexual infantil. Además, aseguraron que el término "pizza de queso" se había utilizado previamente como código para "pornografía infantil". Un usuario anónimo especuló que otros términos relacionados con los alimentos también podrían tener un doble significado.

x
Paladini flotante