causa cuadernos

Procesaron al presidente de la Bolsa de Comercio

El juez federal Claudio Bonadío tomó la resolución que implica al empresario rosarino Alberto Padoán, quien estuvo vinculado a la empresa Vicentín.

Por Rosario Nuestro Redes

martes 27 de noviembre, 2018

El presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario Alberto Padoán fue procesado este martes por el juez Claudio Bonadio en la causa conocida públicamente como “Los cuadernos de las coimas”, como miembro de una asociación ilícita y por pago de dádivas.

También fueron procesados sin prisión preventiva el CEO de Techint Paolo Rocca, el ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, su secretario Hugo Martín Larraburu, y Rubén Aranda, de la constructora Chimen Aike.

Cuadernos K: “No sé por qué me llamaron, Vicentín no es una empresa contratista del Estado”

En el mismo marco el juez federal amplió los procesamientos de los ex funcionarios kirchneristas Julio De Vido, José María Olazagasti, Roberto Baratta, Hernán Camilo Gómez y Nelson Lazarte. Sin emgaro dictó la falta de mérito para Marcelo Mindlin, Raúl Ibarra, Santiago Moresco, Miguel Ángel Marconi y Guillermo Prokopiw por considerar que no se puede probar que hayan pagado coimas.

Por primera vez en sus 134 años de trayectoria, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) tuvo a su presidente compareciendo ante un juez federal por el delito de corrupción el pasado 18 de octubre.

El magistrado lo requería por el retiro de un millón de dólares en una caja que hizo Roberto Baratta -ex funcionario del Ministerio de Planificación Federal- el 16 de junio de 2015 del edificio donde funcionan las oficinas porteñas de la aceitera Vicentín, de la que Padoán fue presidente. Y el santafesino respondió con un escrito para desvincularse de toda responsabilidad. Alegó que para ese momento, él ya se desempeñaba en Rosario como ejecutivo, y había dejado su lugar en Buenos Aires.

El presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario declara ante Bonadío

El involucramiento del titular de la BCR se debe a una anotación del ex chofer de Baratta, Oscar Centeno, en sus ya famosos cuadernos Gloria, acerca de un mandado que tuvo que hacer a las oficinas de Luis Sáenz Peña 1074, en Buenos Aires, sede de la megaempresa fundada el siglo pasado en la localidad santafesina de Avellaneda.

Comentarios