opinión

Preservativos, semen y coronavirus


En las últimas 48 horas se dio a conocer una investigación[i] realizada en China entre enero y febrero de este año, en la cual bajo los procedimientos éticos adecuados, se tomaron muestras de esperma de varones que se habían sido identificados como positivos para COVID19. De la muestra de 50 varones, 12 de ellos no podían realizar la muestra ya sea por presentar una disfunción eréctil en ese momento o por hallarse en estado de coma debido al curso de la infección. De los 38 que ofrecieron la muestra de semen, 6 dieron positivo para el virus en la muestra de semen. Esto es aproximadamente un 15%, dentro de los cuales el porcentaje más significativo correspondía a quienes estaban en fase aguda de la infección, y un porcentaje muy bajo a quienes estaban en recuperación. No se hallaron diferencias significativas relacionadas con la edad, o con antecedentes previos de enfermedades urinarias o genitales.

Esto significa que aun cuando el virus no sea capaz de replicarse en el tracto urogenital, sí puede permanecer allí y por lo tanto ser expulsado a través del semen. El estudio hace referencia a que la presencia de virosis en el semen es más común de lo que pensamos, es decir que aun cuando no se trate de las llamadas ITS (Infecciones de Transmisión Sexual) es probable que gran parte de las infecciones puedan estar presentes en las secreciones sexuales.

La publicación científica aclara que la muestra no es significativa y que está limitada aun en cuanto a la breve secuencia de seguimiento, así como de la necesidad de estudiar en detalle el tiempo de sobrevivencia y la concentración del virus en el semen. Si se probase en estudios futuros, cosa que aún no ocurrió, que el SARS COVID-19  puede transmitirse sexualmente, sería un punto crítico para la prevención.

Mirá también

Canela, la película

Los sexólogos venimos advirtiendo desde el inicio, que el hecho de que hoy no se conozca el potencial de transmisión a través de las secreciones sexuales, no significa que no exista. Decimos, no se ha demostrado AUN que se transmita sexualmente. Pero como esto es minuto a minuto, actualicemos, hoy sabemos que existen hallazgos de presencia del virus en muestras de semen de varones infectados. Aún no sabemos si la sobrevida y la concentración son suficientes para transmitir la infección en caso de entrar en contacto el semen con el torrente sanguíneo de otra persona durante el intercambio sexual. Pero, si de todos modos sabemos que necesitamos prevenir todas las ITS que ya están identificadas, la recomendación hoy más que nunca, es reforzar la idea de la protección con barreras de latex durante los encuentros sexuales.

Barreras de latex, para toda práctica sexual. Sabemos que la materia fecal puede transmitir la infección, entonces usemos campo de latex para las prácticas que implican contacto buco anal.

Sabemos ahora que hay presencia del virus en el semen, entonces nuevamente recordemos el uso de preservativo.

Es probable que aunque no se haya documentado, las secreciones sexuales femeninas también puedan contenerlo, entones, siempre, barreras de latex en todo tipo de encuentros, más allá del género y la orientación, es la manera más segura de disfrutar.

[i] JAMA Netw Open. 2020;3(5):e208292. doi:10.1001/jamanetworkopen.2020.8292