Golpe a los de abajo

Por la pandemia se triplicó la demanda de comida en los sectores más perjudicados de Rosario

La rotura del tejido social, que profundizó el coronavirus, empieza a mostrar su lado más cruel en la ciudad al verse incrementada la cantidad de familias que salen todos los días en busca de alimentos, mientras el desempleo sube.


Por Ignacio Pellizzón

Es inocultable la necesidad que se vive en Rosario en tiempos de coronavirus. El aumento de personas empujando carritos de un conteiner de basura a otro en busca de algo para comer es la postal más oscura que está dejando la pandemia. Prácticamente no quedan esquinas con semáforos en las que no se acerquen niñas, niños y adolescentes en busca de alguna limosna o “algo para comer”.

La situación se está agravando tanto al punto de que la comida pasó a ser la prioridad. El virus es un mal que “sufren los que tienen la panza llena”, como le dijo a este cronista un padre con un hijo de unos diez años en el semáforo de la rotonda del Monumento a la Bandera.

Para el referente de Movimiento Solidario Rosario (MSR), Richard Camarasa, “el trabajo en la calle, en cuanto a asistencia alimentaria, se triplicó”, dijo a Rosario Nuestro, como consecuencia de la cuarentena provocada por la pandemia del coronavirus.

“Estamos viendo una rotura muy profunda del tejido social. Esto profundizó la caída del sector productivo y generó, en los sectores más vulnerables de la ciudad, la necesidad de salir a buscar comida y ver de qué manera pueden subsistir en comedores, merenderos, entre otros”, afirmó Camarasa.

Ayuda para comer

En el marco de la pandemia COVID-19 aumentó la demanda de asistencia alimentaria en la ciudad un 30%, según el informe elaborado por la Secretaría de Desarrollo Humano y Hábitat de la Municipalidad, al que accedió Rosario Nuestro.

El documento resalta que, a consecuencia de la pandemia, “se triplicó la asistencia alimentaria en los territorios de la ciudad con más de 20 mil cajas alimentarias”. Además, “se asistió a los grupos priorizados que por el contexto quedaron sin posibilidad de trabajar en la vía pública, o quedo muy limitado su accionar”.

En este marco, son 1.700 las familias que tienen niños y niñas de 0 a 3 años, que asistían a los Centros de Convivencia Barrial (CCB), y que no pudieron seguir haciéndolo. Por eso, se les reforzó mensualmente, con una caja de alimentos con alto contenido nutricional y recetas que utilizan esos ingredientes. A su vez, la ayuda estatal a comedores e instituciones se incrementó en un 38%, lo que implicó un aumento de la inversión en un 32%.

Con relación al programa "Contagiemos Solidaridad" -la campaña diseñada y ejecutada en conjunto entre municipio, Banco de Alimentos Rosario (BAR), UNR- se entregaron 2.881.514 kilos de Alimentos a instituciones que asisten a más de 369.571 personas.

Finalmente, la asistencia a las personas en situación de calle, se materializó con la apertura de nuevos espacios de 24 horas y un parador nocturno, donde se les proporciona alimento, cama y se los asiste desde la índole de lo sanitario y desde lo socioafectivo. Además, junto con organizaciones sociales y los ex combatientes de Malvinas se realizan rondas de reparto de viandas en distintos puntos de la ciudad.

Menos empleo, más pobreza

El Covid-19 no es una preocupación para los que pasan hambre. La pandemia dejó al descubierto a los sectores más postergados por el Estado y por la sociedad misma. Casi el 50% de la población argentina se encuentra bajo la informalidad laboral y, según el Indec, el desempleo aumentó un 10, 4% solamente en el primer trimestre del año.

El desempleo en Rosario llegó al 11,7%. La tasa de desocupación en Rosario subió al 14,3 por ciento durante el último trimestre de 2019, de acuerdo a la última medición que realizaron el Sindicato de Trabajadores Judiciales de Santa Fe (Sitraju) y el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz.

En la actualidad aproximadamente 75.410 personas están buscando activamente trabajo, es decir 4.527 personas más que al año 2018 y 26.560 personas más que en 2017. El 95% de los desempleados observados están buscando activamente empleo desde hace menos de 6 meses, indicó el diario La Capital y destacó que la tasa de desocupación para los jóvenes residentes de Rosario de hasta 29 años es 20,3%, seis puntos superiores a la del conjunto.