a casi una semana

Por la fuga en Piñero, trasladaron a varios presos de alto perfil a Buenos Aires

Al menos siete internos pesados del penal santafesino fueron llevados este viernes de madrugada al Centro de Detención Judicial Unidad 28 de los Tribunales Federales.


Como consecuencia de la cinematográfica fuga de 8 presos de la cárcel de Piñero el domingo pasado, este viernes trasladaron a al menos 7 presos de alto perfil de ese penal hacia el Centro de Detención Judicial Unidad 28 de los Tribunales Federales. Se trata de delincuentes considerados pesados, líderes de organizaciones delictivas de la región.

El traslado se dio entre el jueves a la noche y la madrugada de este viernes. La combi en la que viajaron los internos fue fuertemente custodiada por el Servicio Penitenciario, que incluyó a personal de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE).

Los presos de alto perfil estarán en el edificio ubicado en pleno centro de Capital Federal a la espera de que la Justicia resuelva derivarlos a penales Federales.

Los internos son

- Esteban Alvarado: está procesado e irá a juicio por el transporte de casi 500 kilos de marihuana de Rosario hacia la Patagonia. En la Justicia local está imputado como instigador del asesinato de un prestamista y jefe de una asociación ilícita mixta -de la que participaban varios policías- que cometió múltiples delitos, entre ellos presunto lavado de dinero a través de una red de sociedades y testaferros. Cumplió una condena por robo de autos en la provincia de Buenos Aires.

- Brandon Bay: el joven de 25 años es el jefe de la banda de “Los Gorditos”. Cumple una condena a 5 años por balaceras, extorsiones y usurpaciones y, desde la cárcel, comandaba la venta de drogas al menudeo a través de sus hermanas. Está vinculado a la muerte de las dos personas descuartizadas cuyos restos fueron distribuidos en contenedores de residuos. Por ese hecho, el exministro de Seguridad Marcelo Sain consideró que Bay “es un animal que ordena matar a lo mexicano”. Lidera una “franquicia” de Los Monos para el comercio de estupefacientes en el sur de Rosario y en la ciudad de San Lorenzo.

- Julio Rodríguez Granthon: conocido como “Perú” o “Peruano”, por su nacionalidad, el joven aviador de 28 años es considerado “uno de los principales abastecedores de cocaína” de máxima pureza en Rosario. Desde 2017 está detenido en una causa menor por drogas, pero el año pasado se elevó a juicio otro expediente por el mismo delito en el que se asegura que comerciaba 12 kilos por mes. También está imputado como partícipe necesario del asesinato del exconcejal rosarino Eduardo Trasante, ya que se comprobó que desde la cárcel ordenó comprar el auto robado con el que se cometió el crimen.

- Joel Pucheta: condenado a 21 años de prisión por el homicidio a golpes de una anciana de 85 años, ocurrido en 2002, y por varios hechos de robo, Pucheta sumó una sentencia en 2019 por narcotráfico junto al jefe de la banda “Los Monos”, Ariel “Guille” Cantero. Pero no fue como miembro del mismo grupo, sino como competidor en un “búnker” de venta de drogas que se disputaba con la conocida banda rosarina.

- René Ungaro: conocido como “Brujo”, está preso desde 2010 como autor del asesinato del entonces jefe de la barrabrava de Newell’s Old Boys, Roberto “Pimpi” Camino, por el que fue condenado a 17 años. En mayo pasado fue sentenciado a 7 años por comandar desde la cárcel una asociación ilícita que cometía delitos violentos y tiene una causa federal por narcotráfico.

- Alan Funes: miembro del “clan” Funes, una familia ligada al mundo criminal y la venta de drogas enfrentada a los “Camino”, Alan fue condenado en mayo a 35 años de cárcel por un homicidio, dos tentativas, abuso y portación de armas y como miembro de la asociación ilícita liderada por René Ungaro.

- Lautaro Funes: “Lamparita” es hermano de Alan Funes. En febrero de 2019 fue condenado a 7 años de prisión como miembro de una asociación ilícita y por su participación secundaria en un asesinato. También posee una causa federal por comercio de drogas.

x
Paladini flotante