opinión

Por el batacazo

María Eugenia Bielsa quiere ser la sorpresa y competirá en la interna del PJ.

jueves 10 de enero, 2019

María Eugenia Bielsa confirmó su pre candidatura para la gobernación de la Provincia de Santa Fe y fue la primera bomba del 2019 en materia política. Sacude el esquema que venía armando el senador nacional Omar Perotti y habrá una interna fuerte y competitiva en el PJ. No confirmó al vice del espacio amplio que que conforma con fuerzas históricas de la centro izquierda local.

La hermana del “Loco” hace 6 años renunció a la banca de diputada provincial y después se llamó a silencio. Antes de eso, había sido concejala de la ciudad de Rosario y vice gobernadora en el último mandato de Jorge Obeid entre 2003 y 2007. Parecen muchos años fuera de cartel para que compita en su reaparición por la conducción de la Casa Gris.

Bielsa tiene una fortaleza y una debilidad. La fortaleza es que tiene un alto nivel de conocimiento y una intención de voto nada despreciable en Rosario, distrito que aglutina el 40% del electorado provincial. Pero por otro lado, ese capital se disminuye en el resto del territorio de la bota santafesina y tiene que correr de atrás contra la estructura de Perotti y los senadores que lo acompañan.

Esa falta de armado territorial, en una contienda pareja, puede jugarle en contra en el sprint final. Pero hay algo que es cierto también: en 2011 ella ganó las elecciones provinciales a diputada y garantizó los 28 legisladores de la cámara baja para el PJ. Y esa es la última competencia que tuvo y con la que sale a sacar chapa de candidata.

Habrá que esperar a la campaña qué aporte puede hacer el Partido del Progreso Social (PPS) que encabeza Héctor Cavallero y lo que sume el Frente Social y Popular (FSP) de Carlos Del Frade con la militancia de izquierda de la gente del Partido Comunista Revolucionario (PCR) y Patria Grande.

Por otra parte, el justicialismo no tiene una caja grande para financiar la campaña y esa es otro de los escollos a atravesar. No gobierna ninguna de las dos ciudades grandes –Rosario y Santa Fe-, no comanda la provincia y ahora tampoco la Nación. No es un tema menor, porque de haber interna en el PJ, es una campaña de 6 meses con todos los fierros que haya en la calle, por lo cual va a ser cara para cualquier competidor.

Perotti corre con la misma suerte, pero tiene su cargo de senador nacional y al menos 8 senadores provinciales que aportarán a la causa. Además, también cuenta entre sus filas con la ex jueza y actual diputada nacional Alejandra Rodenas que suma su banca y muchos gremios que quieren formar parte del armado. Parece correr de atrás en este punto también María Eugenia.

A los socialistas la postulación de Bielsa no les hace nada de gracia. Porque en un mano a mano contra Perotti en una general, con Cambiemos compitiendo fuerte también, podían correrlo por izquierda y tirar todo su progresismo a la cancha. Pero el armado de la ex vice gobernadora y su peso propio hace que tenga pocas aristas criticables más que nimiedades como su renuncia a la banca en 2013, punto que puede ser peyorativo para muchos y valorable para tantos otros.

Depende de cómo construya el mito por lo bajo y de la firmeza con la que encare la campaña en los medios de comunicación. Tiene con qué, no hay dudas, y si se queda con la interna pasa a ser una firme candidata a vencer en las generales de junio. Va por el batacazo en las primarias, y después el destino dirá para qué está.

Comentarios