opinión

Por el batacazo


Gentileza: Rosario3

María Eugenia Bielsa confirmó su pre candidatura para la gobernación de la Provincia de Santa Fe y fue la primera bomba del 2019 en materia política. Sacude el esquema que venía armando el senador nacional Omar Perotti y habrá una interna fuerte y competitiva en el PJ. No confirmó al vice del espacio amplio que que conforma con fuerzas históricas de la centro izquierda local.

La hermana del “Loco” hace 6 años renunció a la banca de diputada provincial y después se llamó a silencio. Antes de eso, había sido concejala de la ciudad de Rosario y vice gobernadora en el último mandato de Jorge Obeid entre 2003 y 2007. Parecen muchos años fuera de cartel para que compita en su reaparición por la conducción de la Casa Gris.

Bielsa tiene una fortaleza y una debilidad. La fortaleza es que tiene un alto nivel de conocimiento y una intención de voto nada despreciable en Rosario, distrito que aglutina el 40% del electorado provincial. Pero por otro lado, ese capital se disminuye en el resto del territorio de la bota santafesina y tiene que correr de atrás contra la estructura de Perotti y los senadores que lo acompañan.

Mirá también

Aguante

Esa falta de armado territorial, en una contienda pareja, puede jugarle en contra en el sprint final. Pero hay algo que es cierto también: en 2011 ella ganó las elecciones provinciales a diputada y garantizó los 28 legisladores de la cámara baja para el PJ. Y esa es la última competencia que tuvo y con la que sale a sacar chapa de candidata.

Habrá que esperar a la campaña qué aporte puede hacer el Partido del Progreso Social (PPS) que encabeza Héctor Cavallero y lo que sume el Frente Social y Popular (FSP) de Carlos Del Frade con la militancia de izquierda de la gente del Partido Comunista Revolucionario (PCR) y Patria Grande.

Por otra parte, el justicialismo no tiene una caja grande para financiar la campaña y esa es otro de los escollos a atravesar. No gobierna ninguna de las dos ciudades grandes –Rosario y Santa Fe-, no comanda la provincia y ahora tampoco la Nación. No es un tema menor, porque de haber interna en el PJ, es una campaña de 6 meses con todos los fierros que haya en la calle, por lo cual va a ser cara para cualquier competidor.

Perotti corre con la misma suerte, pero tiene su cargo de senador nacional y al menos 8 senadores provinciales que aportarán a la causa. Además, también cuenta entre sus filas con la ex jueza y actual diputada nacional Alejandra Rodenas que suma su banca y muchos gremios que quieren formar parte del armado. Parece correr de atrás en este punto también María Eugenia.

A los socialistas la postulación de Bielsa no les hace nada de gracia. Porque en un mano a mano contra Perotti en una general, con Cambiemos compitiendo fuerte también, podían correrlo por izquierda y tirar todo su progresismo a la cancha. Pero el armado de la ex vice gobernadora y su peso propio hace que tenga pocas aristas criticables más que nimiedades como su renuncia a la banca en 2013, punto que puede ser peyorativo para muchos y valorable para tantos otros.

Depende de cómo construya el mito por lo bajo y de la firmeza con la que encare la campaña en los medios de comunicación. Tiene con qué, no hay dudas, y si se queda con la interna pasa a ser una firme candidata a vencer en las generales de junio. Va por el batacazo en las primarias, y después el destino dirá para qué está.