La disputa en la periferia rosarina

Plomo y sangre en el sudoeste: Los Aliados contra Barrio Municipal

El trasfondo histórico detrás de la ola de tiroteos y homicidios.

Redacción Rosario Nuestro

martes 9 de enero, 2018

La zona sudoeste es un polvorín. Barrio Municipal, Parque del Mercado y Tablada son terreno en disputa desde hace media década y las víctimas fatales una constante. Gran parte de estos hechos se analizan en forma aislada, como enfrentamientos circunstanciales, vinculados a problemas interpersonales; sin embargo se trata de una pelea histórica, donde los nombres se repiten. Personajes que supieron ser aliados y hoy son enemigos. Hijos que vengan la suerte de sus padres y riegan de sangre las veredas de tierra.

Amistad y cambio de bando

Los investigadores aseguran que Jorge “El Gordo” Funes y Roberto “Pimpi” Camino —el líder de la barrabrava de Newell´s asesinado en marzo de 2010— compartían el paravalanchas. Pimpi manejaba los negocios y su secuaz se ocupada los “mandados”.  La alianza de los Caminos y la familia del Gordo duró mucho tiempo, incluso luego de la muerte del viejo Capo Leproso. Pero en 2013 la relación se rompió y los Funes tuvieron que abandonar el Fonavi de Barrio Municipal —que es dominado por la familia Camino desde hace décadas—.

El Gordo, su mujer y sus hijos hicieron pie en barrio Tablada y, tal vez para sobrevivir, se aliaron a la familia U., los capos de Parque del Mercado.

El Bola y sus hijos

Barrio Parque del Mercado tiene dueño. El Bola U., un viejo “cañero” que cuando los robos se hicieron poco rentables redireccionó su negocio a la venta de estupefacientes, es el amo y señor de la barriada y la administra de la mano de dos de sus tres hijos. Daniela, la más grande, es conocida en la noche rosarina por su belleza. Fue pareja y es la madre de la hija de Luís Medina, el empresario Rosarino —y presunto narcotraficante— que fue asesinado en diciembre de 2013 en el bajo Ayolas junto a su última novia, Justine Pérez Castelli.

El del medio se llama Lelio, pero todos lo conocen como “Chapita”. Un muchacho pendenciero, con fama de tener el gatillo veloz. El único de los hijos del Bola que no participa del negocio familiar es René, quien lleva un largo tiempo tras las rejas, cumpliendo una condena de 17 años de reclusión por la muerte de Roberto Pimpi Camino.

El brazo armado

Diferentes investigadores aseguran que Funes firmaron su alianza con la familia U. con beneficios y obligaciones. Recibieron la administración de los expendios de droga de barrio Tablada y se convirtieron en el brazo armado de sus jefes.

Por eso no fue ninguna sorpresa para los pesquisas cuando se supo que la casa donde estaba escondido Carlos Jesús “Pelo Duro” Fernández —el joven detenido el 31 de diciembre que, se presume, formaba parte de la facción de Tablada y Parque del Mercado— había pertenecido a Luis Medina.

El fuego cruzado

La pelea entre los aliados, de Tablada y Parque del Mercado, y los jefes de barrio Municipal se cobró muchas víctimas en los últimos cinco años. Hubo bajas en ambos bandos, pero diferentes investigadores aseguran que la situación callejera se recrudeció en marzo de 2016 cuando fue asesinada, por la espalda, Mariela Miranda, la mujer de Jorge “El Gordo” Funes.

Ella era la madre de Alan —el adolescente que está prófugo de la Justicia luego de que se filtrara un video en el cual se lo veía disparando una ametralladora, mientras cumplía prisión domiciliaria— y de Ulises, el joven que fue asesinado el domingo a la noche en Garay 1400

Para los investigadores la muerte de Miranda y Ulises Funes fue ordenada por los Capos de barrio Municipal.

Comentarios