investigación en curso

Piden prisión preventiva para seis personas en la causa por la muerte de Carlos "Bocacha" Orellano

Lo pidió el abogado de la querella, Salvador Vera, quien afirmó que existen las pruebas suficientes para imputarlos por el delito de “homicidio agravado por la participación más de 2 personas”.


La familia y los querellantes de Carlos "Bocacha" Orellano, el joven de 23 años hallado muerto el 24 de febrero en el río a metros del boliche River Ming de la Estación Fluvial, solicitaron nuevamente al fiscal del caso la imputación de “homicidio agravado por la participación más de 2 personas” y que proceda a disponer las prisiones preventivas de quienes  presuntamente participaron del hecho.

Así lo pidió el representante legal de la familia del joven, Salvador Vera, quien afirmó que “con el material que se agregó a la investigación”, surge “con claridad” qué Orellano no pudo escapar del ámbito de actuación el grupo de seguridad del boliche y que posteriormente a ellos su cuerpo parece en la parte de atrás del boliche con múltiples marcas de violencia de infiltraciones hematicas en distintas partes del cuerpo.

La hipótesis de la querella es que Orellano fue sacado a la fuerza del boliche por personal de seguridad junto a los efectivos, luego sometido a golpes y finalmente introducido en una parte del local que no estaba habilitada para la fiesta lo siguieron golpeando y más tarde, inconsciente o muerto, lo arrojaron al río.

“Hubo evidencias de rastros en la zona, sangre fresca lavada en la zona del boliche y en el mismo sector donde luego Orellano apareció. Esto sumado a la declaración de testigos presenciales”, remarcó Vera y añadió: “Después de la muerte de Carlos se produjo una situación de acusaciones entre los mismos agentes que permite individualizar a quienes tomaron participación”.

Asimismo, según informó Vera, el informe de parte sobre la autopsia de Orellano determinó que “sus pulmones se encontraban secos y que había muchos rastros de fuertes golpes como marcas en la piel, hematomas registrados mientras todavía se encontraba con vida y marcas de sujeción en el cuello”.

“El hecho irrefutable es que Orellano no pudo escapar de ese lugar y que aparece en el mismo no es que aparecen en el río apareció al lado”, sostuvo el abogado.