MOVIMIENTO ROJINEGRO QUERIDO

Pese a la pandemia, Newells respondió a las exigencias para el normal funcionamiento institucional

A más de un año del inicio de la cuarentena, el club del Parque salteó todas las dificultades y también tiene un plan estratégico económico y administrativo por si hay una segunda ola y retrocesos en las normativas vigente.


El 2020 fue un año de quiebre en la forma de concebir la concurrencia de los socios a las dependencias del club, al estadio, a los actos. En la manera de organizar el trabajo de los empleados, de los planteles deportivos, y de todas las actividades que se desarrollan en todos los ámbitos de la institución. La pandemia por el Covid- 19 sacudió las estructuras de todas las instituciones, aunque la de nuestro club pudieron responder y ser lo suficientemente flexibles para adaptarse a los nuevos tiempos y a las exigencias.
Con una visión que prioriza la prevención contra el contagio, el club fue paulatinamente activando diferentes protocolos para que la operación cotidiana fuera recuperando la normalidad. Así se realizó una planificación de todas las áreas considerando tanto las posibilidades de trabajar online como la preparación para el retorno a las actividades normales, si se las pudiera llamar de esta manera.
Con estos objetivos, se diseñó un plan que tenía la vuelta de los equipos de mantenimiento, en primera instancia, los que prepararon las instalaciones para cuando la planta de empleados que requerían desarrollar sus actividades de manera presencial pudieran hacerlo, así como para garantizar los recursos necesarios para que, aquellos que lo podían hacer de forma remota, mantuvieran este sistema sin inconvenientes.
Se capacitaron grupos para el manejo sanitario preventivo, los cuidados de rigor, los controles, entre otros protocolos, y se fueron dando de alta las actividades, adaptándose a la nueva normalidad. A medida que los entes gubernamentales fueron autorizando diferentes prácticas deportivas y sociales, el club ya tenía una base muy organizada y prepararse resultó simple.
Cuando se autorizaron los entrenamientos de los planteles superiores, el club casi en su totalidad estaba preparado para cumplir con todos los requisitos y exigencias establecidos, tanto que el de Newell’s Old Boys fue uno de los planteles del fútbol argentino con menor cantidad de contagios por covid19.
En el marco de un riguroso protocolo, se realizó una reunión con más de 500 socios con motivo del aniversario del campeonato del 90 logrado en Caballito, que fue la antesala a la celebración de la asamblea de socios del 23 de enero pasado. Un compromiso institucional postergado por la pandemia, condicionante fundamental para la realización de las próximas elecciones.
Con orgullo, se puede decir que cada una de las áreas de la institución funciona con un proyecto específico para adaptarse a las nuevas disposiciones y necesidades devenidas de la pandemia. Esto permite que las actividades habilitadas continúen funcionando en el marco de los nuevos protocolos exigidos. Así como ha permitido, también, planificar el trabajo del club en lo general y cada sector en particular para los próximos años considerando las necesidades de prevención y la reorganización de los presupuestos, que ahora incluyen recursos para la prevención que alcanzan todo tipo de cuestiones. Entre estos, la vuelta de los socios e hinchas a nuestro estadio Marcelo Bielsa, un plan que ya tiene sus bases y que, se espera, le llegue la oportunidad para ser puesto a prueba.

La economía del club frente al Covid-19

Entre los tantos aspectos que han sido afectados directamente por la pandemia se incluye la economía del club. Un área de trascendental protagonismo, considerando la coyuntura del fútbol argentino y de todas las instituciones que han tenido que cerrar sus puertas a los socios.
Ante la crisis mundial, el club se apoyó en todos los soportes y ayudas que tenía a su alcance, e incluso en la generosidad y grandeza de sus socios, que mayoritariamente priorizaron el apoyo al club y continuaron abonando sus cuotas societarias, con compromiso y responsabilidad. Además, la lepra realizó convenios con distintos sectores, desde jugadores y equipos técnicos, para amortiguar la caída de los ingresos.
Esta situación, que dejó a Newell's y a todos los clubes de fútbol, sin los importantes ingresos generados por entradas y abonos de espectadores, también requirió la revisión de los nuevos contratos, tanto del ámbito deportivo como de patrocinios y proveedores, para que incluyan cláusulas automáticas que prevén situaciones de pandemia, de suspensión de competencias oficiales, entre otras cuestiones.
Para nuestra institución, transitar esta crisis sanitaria de la manera que se viene haciendo, y dejar sentadas las bases para controlar situaciones similares en el futuro, es un proyecto que día a día se va haciendo realidad porque cuenta con el consenso de todas las áreas y los integrantes de la organización.
Ante la crisis mundial, el club se apoyó en todos los soportes y ayudas que tenía a su alcance, e incluso en la generosidad y grandeza de sus socios, que mayoritariamente priorizaron el apoyo al club y continuaron abonando sus cuotas societarias, con compromiso y responsabilidad.

x
Paladini flotante