opinión

Periodismo partidario


Por Andrés Cánepa

Pasaron las primarias en la ciudad de Rosario y los periodistas que saltaron a la política fueron los más votados en los tres frentes electorales con mayor representatividad. Ciro Seisas encabezó la voluntad popular con casi 60 mil votos, seguido por Lisandro Cavatorta, la sorpresa de las elecciones, rozando los 50 mil. Anita Martínez ganó la interna en Juntos por el Cambio y se erige como la gran electora del macrismo rosarino. Los tres duplicaron a sus contrincantes, vaticinando un noviembre competitivo entre los victoriosos.

Seisas tuvo una buena performance en su primera incursión en las urnas. Con casi 60 mil votos venció en la interna y duplicó a Verónica Irizar, que quedó segunda en el Frente Progresista Cívico y Social. El intendente Pablo Javkin obtuvo así una victoria importante para apuntalar su territorio y desde aquí pensar en noviembre primero y en el 2023 después.

Otra lectura, también, es que el candidato del oficialismo logró sólo un 15 % de los votos, aunque en una elección tan atomizada no es un número para nada despreciable. Por el sistema D’Hont la lista definitiva quedaría en este orden en los principales lugares: Ciro Seisas, Nadia Amalevi, del sector de la universidad;  Verónica Irizar, del Partido Socialista y Mariano Roca, ladero y persona de confianza del intendente.

En el peronismo la sorpresa fue Lisandro Cavatorta, otro periodista que se midió por primera vez en una contienda y alcanzó una suma de 50 mil electores. Eso lo convirtió en el cabeza de lista y, además, duplicó a Norma López a pesar de su larga trayectoria en la política y en el Concejo. El ex conductor de Bótelos sorprendió a propios y extraños y ahora competirá en noviembre con expectativas de seguir creciendo y hasta poder dar el batacazo. El gobernador jugó con él una ficha importante y le salió redondo.

La derrota de Norma López, más allá de que tiene un lugar expectante en la lista definitiva, es otro golpe para el sector de Agustín Rossi, derrotado por Marcelo Lewandowski en la categoría a senadores. Seguramente habrá mucho por analizar en esa facción. La nómina definitiva queda conformada así en los primeros cuatro casilleros: Lisandro Cavatorta; Julia Irigoytía, de Hacemos Santa Fe; Norma López y Juan Manuel Costantini, abogado cercano a Perotti, con funciones de director en Aguas Santafesinas hasta ahora.

Anita Martínez dejó de ser sorpresa y demostró una vez más que tiene el aval de un sector de la ciudadanía en Rosario que la ha acompañado desde el 2013 con su voto. Ganó la interna, duplicó a Charly Cardozo y logró así una victoria que la coloca en un rol de liderazgo político dentro del PRO. Es un revés duro para Federico Angelini, que apoyaba a Cardozo y Ghilotti, y que también se vio derrotado en la categoría a senador en la que competía en primera persona.

Hubo una elección con muchas internas competitivas, pero Anita Martínez y Cardozo se llevaron la mayoría de los votos. Otra lista que se separó del resto fue la de Agapito Blanco y Agustina Bouza. Ambos consiguen, gracias a eso, un lugar expectante en el armado definitivo hacia noviembre. Los primeros cuatro lugares quedan así: Anita Martínez; Martín Rosúa, radical del sector de Julián Galdeano; Charly Cardozo y Agustina Bouza, que por la Ley de paridad de género entra en ese casillero.

Otro que afianza su camino en la política local es Juan Monteverde, candidato de Ciudad Futura, que llegó a los 35 mil votos. Fue el tercer candidato más votado en el uno por uno, y con un partido distrital que dejó de ser sorpresa, pretende crecer de cara a noviembre y dar el batacazo. El espacio renueva sólo una banca, que en su momento ocupó Eduardo Trasante en las elecciones de 2017.

El que también se destacó fue el periodista Miguel Tessandori, que alcanzó buenos dividendos y se pone en una posición expectante para quedarse con, al menos, una banca de las trece que renueva el Palacio Vasallo.

Como verán, muchos periodistas que triunfan o sobresalen. Eso le da la derecha a los armadores que fueron a buscarlos para que den el salto a la política.
El paso de los medios a la política llegó para quedarse, al menos por un tiempo. Y la pregunta que debe hacerse el dirigente de raza es por qué se ha abierto una ventana para que esto suceda y entender qué pasa en la cabeza de cada elector, que prefiere seleccionar una cara conocida de la tele antes que a un militante de carrera con trabajo territorial.

Seguramente, en la respuesta encuentren explicaciones. Resta una autocrítica profunda de quienes deben conducir las gestiones en todos sus niveles. “Pan y circo, y la cocó”, dijo la aplanadora del rock.

x
Paladini flotante