opinión

Paternidades diversas: reflexiones hacia un nuevo modelo de familia y masculinidad

Un día especial para festejar los derechos adquiridos y reflexionar por los que restan conseguir. Visibilizar todas las formas de paternar que existen en nuestra sociedad.


Por Florencia Chabrillón

Hoy muchas personas festejan la diversidad de familias y paternidades que estamos gestando como sociedad y que van dejando en la historia al modelo hegemónico de ''padre de familia'', que además de antiguo es cruel. Aquella imagen de papá -hombre, blanco heterosexual, proveedor de familia, que no demuestra sus sentimientos y no cambia pañales- poco a poco va siendo superado por nuevos modos de paternar.

La corresponsabilidad en el cuidado familiar es un imperativo que, gracias a la lucha de las mujeres en las calles y de muchos varones en sus hogares, comienza a ser un hecho.

Son muchos los varones que eligen con compromiso asumir una paternidad presente, prefiriendo los afectos por sobre la rutina laboral. Se trata de un cambio histórico en donde las masculinidades se están revisando así mismas para no cometer los errores de sus antepasados.

Aquel modelo, basado en estereotipos de género que sostienen que los varones ‘’no sirven para cuidar, ni amar por sobre todas las cosas’’, fue construido históricamente y ha hecho creer que sólo las mujeres pueden hacerlo. Las políticas de cuidado son aún hoy tarea pendiente en nuestro país ya que las licencias por paternidad con suerte constan de dos días.

Ese modelo que excluye

Por otro lado, el ‘’modelo hegemónico de papá’’ excluye a otras miles de paternidades y las muestra como imposibles, pero existen y hay muchas más que papás en el mundo.

Luis Bonino, experto en masculinidades, psicólogo y psiquiatra con más de 30 años de experiencia en los estudios de género sostiene que la paternidad es multiforme.

Una de ellas es la definida por filiación, varones transmisores de la "sangre" (padre genitor). Esta paternidad puede no darse mediante el matrimonio, o a través de relaciones sexuales. Mediante técnicas de reproducción asistida un varón no heterosexual logra ser padre genitor.

En este caso puede ser papá con una mujer o por madres de alquiler.

También existen varones transmisores del apellido (patefamilias) a hijas/os propios, adoptados, o nacidos del óvulo de la propia pareja con semen de otro varón. En este caso los padres conviven o no con la madre de sus hijas/os.

Dentro de las paternidades no heterosexuales existe un abanico por el cual aún quedan derechos a conquistar, ser padre gay o trans es un deseo que no todos pueden cumplir, si bien desde el año 2013 la ley de reproducción asistida garantiza por derecho que los tratamientos sean gratuitos, la mayor barrera sigue siendo la discriminación, algo que imposibilita en muchos casos también la adopción.

La paternidad no se define ni por el género ni por la consanguinidad. A la par de la transformación de las maternidades, las paternidades también lo están haciendo y es el momento para crear leyes acordes, que garanticen los derechos de las personas LGTBIQ y posibiliten la formación de nuevas familias.