PIDEN AYUDA

Parlantes exteriores, veredas ‘privadas’ y mucha basura: más denuncias de vecinos de Pichincha

Los habitantes del barrio continúan con su lucha diaria para que haya más control en la zona.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 16 de mayo, 2019

Un grupo de vecinos de Pichincha denuncia no tener paz. En su página web, creada exclusivamente para enumerar hechos de desorden, detallan que la situación en el tradicional barrio rosarino se volvió incontrolable ante el exponencial crecimiento gastronómico.

Las reuniones que mantuvieron con la intendenta Mónica Fein parece haber quedado en el pasado, al menos así lo denuncian en las redes sociales. Desde el grupo de vecinos manifiestan que nada cambió en la zona y persiste la música a todo volumen hasta altas horas de la noche, haciendo que dormir sea realmente una misión imposible.

Según detallan los vecinos, a los ruidos se suman la basura y la imposibilidad de transitar con tranquilidad por los autos y personas colmando las calles del barrio. Esta semana, desde el grupo de Facebook “Vecinos de Pichincha” denunciaron que un nuevo comercio gastronómico no tuvo problemas a la hora de colocar parlantes exteriores en la terraza del local.

“Local en Güemes al 2200 próximo a inaugurar exhibe sin disimulo parlantes en el exterior que NO ESTÁN PERMITIDOS. Las habilitaciones se otorgan incumpliendo ordenanzas. NADIE CONTROLA”, escribieron en una publicación, adjutando una foto del comercio.

Por otro lado, publicaron la foto en obra de un reconocido bar de la zona. En la imagen se ven a obreros trabajando en la vereda del comercio: “Cada vez MENOS calle PÚBLICA y MÁS vereda PRIVADA. Simplemente .. transferencia con fines comerciales!!”, agregaron sobre el tema.

Por último, denunciaron lo ocurrido el domingo al mediodía, el día después de un sábado ‘sin control’. Vasos plásticos, botellas de vidrio, servilletas y más, son algunos de los materiales usados esparcidos por la calle que se puedan observan en las fotografías publicadas por el grupo de vecinos denunciantes.

Y escribieron: “Domingo a la mañana Ricchieri y Jujuy. Como cada fin de semana. Además de los ruidos, que impiden un normal descanso, al día siguiente los vecinos padecen la suciedad. Nadie se hace cargo ni controla”.

Comentarios