Aborto y CGT

Para el referente de SADOP imperan los prejuicios en algunos dirigentes gremiales

El secretario general de los docentes privados, Martín Lucero, dijo que la incorporación del aborto en el PMO debe ser garantizado. Asimismo, sostuvo que lo primero “es el debate de la ley y esperar a que tenga sanción definitiva".

Redacción Rosario Nuestro

martes 10 de julio, 2018

Lucero, secretario general de SADOP Rosario.

Foto: archivo.

Frente a las puertas cerradas de la sede local de la Confederación General del Trabajo (CGT), en el mediodía de este martes, se realizó un “pañuelazo verde” a favor de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Este acto se dio debido tras las declaraciones de miembros de la CGT quienes afirmaron que la central obrera no iba a tomar una posición sobre el tema. Además también fue una respuesta a la “preocupación” expresada hace unos días por cómo podrían enfrentar las obras sociales la legalización de esa práctica.

Ante esta situación, el secretario general de SADOP Rosario, Martín Lucero, dijo en el programa El Puente de Radio Mitre Rosario que hay más un prejuicio que otra cosa. Y para argumentar sustentó: “Yo creo que si la ley dispone que el Plan Medico Obligatorio (PMO) cubra eventualmente la práctica del aborto, hay que atender a eso y si las obras sociales no tienen fondos, el Estado va a tener que recurrir a cubrirlo, como hace en un montón de otras prácticas”.

Asimismo, el gremialista sostuvo que lo primero que debería darse “es el debate de la ley y esperar a  que tenga sanción definitiva”. Y agregó: “Me parece que lo que se tiene que hacer es instrumentar los procedimientos correspondientes para financiar bien la práctica, no es nada muy raro”.

Sobre la situación de la central obrera en la ciudad dijo que no funciona desde hace años y que no se normalizó cuando se reunificó el triunvirato que está actualmente a cargo de la CGT nacional. Además explicó que no se pudo completar el proceso de unificación ya que técnicamente “la CGT de Rosario está acéfala”, más allá de que existan distintas expresiones del movimiento obrero, formalmente la CGT Rosario no tiene autoridades.

“Lo importante es la discusión de la ley, lo demás no es ni un tema para discutir, lo de los costos”, argumentó y además informó que de de cada peso que recibe la obra social, el Estado se queda con el 10 o 15 por ciento. “Ni siquiera entra en discusión el tema de costo, si hay que cubrirlo se tiene que cubrir. Lo que hay que discutir profundamente es el debate que se viene dando, el pedido que tienen muchas compañeras”, dijo al finalizar.

Comentarios