imputado colaborador

Norberto Oyarbide amplió su declaración ante Stornelli y aportó más datos sobre “los aprietes”

El exjuez había dicho que quería arrepentirse, pero finalmente terminó completando su indagatoria.

Por Rosario Nuestro Redes

jueves 9 de agosto, 2018

El exjuez federal Norberto Oyarbide se reunió el jueves con el fiscal federal Carlos Stornelli para solicitarle declarar como “imputado colaborador” en la causa por los “cuadernos de las coimas” durante el kirchnerismo.

Lo hizo luego de que aseguró públicamente que tenía más datos para aportar, pero que temía por su vida. A la salida, su abogado Edgardo Cantore explicó: “El doctor reconoció que en una sola ocasión se reunió con ‘Jaime’ Stiuso y Javier Fernández, pero no le pidieron fallar de una manera ni de otra sino con celeridad. Habría que preguntarle a él por qué no lo denunció antes. De todas maneras, actuó conforme a derecho, pero el juez que salga sorteado podría ordenar reabrir la causa”.

Así, el letrado aseguró que Oyarbide actuó correctamente cuando investigó el patrimonio de Néstor y Cristina Kirchner a pesar de la presión del exjefe de Contrainteligencia de la exSIDE y de siempre mencionado como operador judicial del kirchnerismo. “El doctor dijo ante la prensa que lo ‘agarraron del cogote’, pero ante el fiscal no porque no se arrepiente de nada”, insistió ante TN.

Antes, lloró por radio

Norberto Oyarbide habló por radio con Baby Etchecopar y no pudo contener las lágrimas. En diálogo con Radio10, expresó, angustiado, que está “muy mal” porque tiene miedo de que lo maten.

“Estoy muy mal, estoy muy mal Baby. Pero me quedan fuerzas para decir algunas cosas”, dijo el ex juez. Y agregó: “Lo voy a llamar a Bonadio para decirle que necesito ampliar mi declaración. No tengo ni el celular de Bonadio, pero me voy a Comodoro Py. Tengo miedo que me maten. Ojalá que el presidente esté escuchando”.

“Yo no soporto más esto. Estoy solo. Yo quiero, por Dios, que Bonadio me mande a buscar a mi casa y me lleve. Le declaro y firmo todo”, continuó.

“Ahora me voy a la Recova a tomar una sopa a ver si me la sirven o me quieren pegar un tiro por la espalda”, finalizó.

Comentarios