una nueva estrategia política

Nicolás Massot: «Ya no hay más margen para este tipo de problemas dentro de Cambiemos»


El jefe del bloque del PRO, Nicolás Massot, sostuvo hoy que «es absolutamente prioritario convocar al peronismo republicano en un (eventual) segundo mandato» del presidente Mauricio Macri.
Aclaró que esa ampliación es clave «no para ganar una elección, sino para gobernar».

En línea con el pensamiento del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, el legislador macrista se posicionó a favor de ampliar la base de sustentación de Cambiemos para no repetir los errores de «estos tres años» de gestión de Macri.

«Con Emilio vemos con preocupación que si bien fuimos exitosos, creativos y plurales al estructurar Cambiemos como una alternativa positiva en 2015 frente al modelo kirchnerista, nos convertimos de una expresión antikirchnerista a una expresión antiperonista. Estamos convencidos de que no debería ser así, que la Argentina no saldrá adelante si estamos solos y que las reformas estructurales que exige el país requieren mayorías amplias», evaluó.

«El gobierno de Cambiemos no ha podido materializar el cien por ciento de sus propuestas de gobierno. Hay que reflexionar sobre lo que nos pasó y entender que solos no podemos. Aun asumiendo que logremos la reelección, para que nosotros podamos ir a fondo en las reformas para la Argentina se necesitan mayorías y consensos más amplios que no han sido del todo elaborados en estos tres años», analizó.

Por otra parte, Massot calificó el rol que cumple la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, como una «oposición interna», y puso en duda que esta fórmula siga dándole buenos resultados a Cambiemos.

«Está claro el valor intrínseco que tiene Carrió en la coalición y que el Presidente es quien tolera y elige esta especie de oposición interna que, muchas veces, generó síntesis mejoradoras y le dio a Cambiemos buenos resultados. Si bien yo rescato esta dinámica, últimamente me generan dudas sobre si ahora resulta útil para el funcionamiento del Gobierno», resaltó.

Al respecto, cuestionó a Carrió por «desautorizar» a sus propios representantes de la Coalición Cívica como el secretario de Fortalecimiento Institucional, Fernando Sánchez, y el diputado Juan Manuel López, quienes «participan de manera permanente en los debates internos y en la toma de decisiones».

«Lo que preocupa es esa disociación entre lo que uno acuerda y trabaja con los dirigentes de la Coalición Cívica y lo que termina siendo su posición final por la intervención de Carrió.

Entonces hay algo que no está funcionando y dudo de que estos avances y retrocesos permanentes beneficien al Gobierno», indicó.
Y agregó: «No veo que esta dinámica sea la más deseable, menos aún cuando estamos por entrar en un año electoral. Ya no hay más margen para este tipo de problemas en Cambiemos», completó en una entrevista que brindó al diario La Nación.