Parque Nacional a la Bandera

Ni Una Menos: miles de mujeres coparon las calles de la ciudad en contra de la violencia machista


Las mujeres se hacieron sentir otra vez y como en cada 3 de junio, una marea feminista invadió las calles de Rosario. La convocatoria fue hecha para las 17 horas en plaza San Martín desde donde partieron hacia el Monumento a la Bandera, lugar en el que exigieron que se terminen los femicidios y todos los tipos de violencia machista.

La fecha elegida es en recordatorio al crimen de Chiara Páez, la adolescente que en 2015 fue asesinada a golpes y posteriormente enterrada en el patio de una casa en Rufino. Un aberrante asesinato que conmovió al país y unió a las mujeres en una lucha codo a codo para que se terminen los femicidios.

El operativo de tránsito en la ciudad por la marcha de Ni Una Menos

"La primera acción comenzó a las 12 en la esquina de Ansés en repudio a la quita de jubilaciones a ama de casa", explicó en Radio Mitre Rosario, Alejandrina Perrén, secretaria de Derechos Humanos, Género e Igualdad de La Bancaria. "A las 17 en plaza San Martín llegaron los distintos sindicatos para marchar en unidad", aseguró.

"Todos los años creemos que somos más y este 2019 el lema es 'El ajuste es violencia, el Estado responsable', sumadas a las consignas del 8 de marzo que ya venimos teniendo como 'basta de violencia' y contra 'el Gobienro neoliberal y Mauricio Macri'", adelantó Perrén.

Por su parte, la Integrante de Insgenar y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, Viviana Della Siega, se refirió a la compañía de los varones en la marcha y defendió su presencia para "poder acabar con el patriarcado".

"Los varones tienen que ser nuestros aliados. Creo que es importante que los varones acompañen, porque para acabar con el patriarcado que fundamentalmente es una transformación cultural, necesitamos de todos. Necesitamos que todos vayan entendiendo cuál es su lugar y que en el patriarcado ellos también terminan perdiendo",afirmó la militante.

Y remarcó: "Queremos una sociedad más armónica, con igualdad entre hombres, mujeres y todas las identidades sexuales y que entiendan esta movida como una lucha justa".

"Hoy se cumplen cinco años de la primera movilización que marcó un punto de inflexión y puso en la escena pública las consignas de Ni Una Menos y Dejen de Matarnos, pero también todas las desigualdades e injusticias que vivimos las mujeres y las identidades diferentes, sobre todo en este contexto de feroz ajuste neoliberal”, señaló Majo Gerez, referente de Mala Junta y del colectivo Ni una Menos.

Y destacó que en Rosario se marcha por la falta de presupuesto y de políticas públicas adecuadas para enfrentar la violencia machista, y “fundamentalmente en repudio hacia el Poder Judicial”, a partir del fallo reciente que absolvió a los 9 imputados por la desaparición y el crimen de la sanlorencina Paula Perassi, cuyos padres estuvieron presentes esta tarde en la marcha.

Tras la aprobación del Concejo Municipal de Rosario, las mujeres podrán viajar gratis en colectivo para asistir a la marcha. El decreto Nº 51.16 detalla que podrá ser desde las 14 horas hasta las 23, en aquellas líneas que entren y salgan de la zona aledaña a la Plaza San Martín y al Monumento Nacional a la Bandera.

Debido a la masividad de la convocatoria, desde la Secretaría de Control ya organizaron el operativo que incluyó cortes de tránsito momentáneos e intermitentes. La circulación se irá rehabilitando a medida que avance la movilización.

El recorrido de la marcha 

La marcha partió cerca de las 17 desde la Plaza San Martín y arribó al anochecer al Parque Nacional a la Bandera donde se leyó un documento conjunto elaborado por las distintas organizaciones que participaron de la masiva marcha.

La multiplicidad de voces unidas al movimiento feminista en contra de la violencia de género recorrió el centro rosarino por las calles Dorrego, San Luis, Buenos Aires, Córdoba, para terminar en el Parque a la Bandera.

La multitudinaria marcha nacional Ni una menos contra la violencia de género nació el 3 de junio de 2015 impulsada por el crimen de la joven Chiara Paéz. Desde entonces, se han repetido las convocatorias multitudinarias para reeditar el reclamo contra la violencia sexista.

Las movilizaciones se repitieron este lunes en todo el país. Agrupaciones feministas, movimientos sociales, sindicales y partidos políticos marcharon en Buenos Aires desde las inmediaciones del Congreso hacia Plaza de Mayo.

"Ni Una Menos (NUM) por violencias sexistas, económicas, racistas, clasistas a las identidades vulneradas. Aborto legal ya y abajo el ajuste del gobierno y el FMI", fue la consigna 2019 difundida desde la organización convocante a la marcha porteña.

Gremialistas

Referentes mujeres de todos los espacios gremiales locales (Movimiento Sindical Rosarino –MSR; Movimiento Obrero Rosarino (MOR) y la Multisectorial 21F donde también confluyen organizaciones sociales), se reunieron este viernes en la sede del sindicato Municipal de Rosario para construir un documento en conjunto en el marco de la marcha. “Decimos basta de neoliberalismo, denunciamos que las políticas de ajuste del actual modelo económico encabezado por Mauricio Macri el que atenta contra las mujeres generando desempleo, endeudamiento, pobreza, sufrimiento y exclusión. El ajuste es violencia y el Estado en todos los niveles es responsable. Porque la justicia patriarcal sigue violando y vulnerando nuestro derechos”, escribieron.

“Con el fin de la moratoria previsional (conocida como jubilación de amas de casa), se termina el derecho a jubilarse de miles de mujeres. Decimos basta de femicidios y lesbotransfemicidios”, concluyeron.

En tanto, el espacio gremial exige la declaración de emergencia nacional de violencia de género, desarrollo de políticas públicas y asignación de presupuesto acorde que posibilite no solo el trabajo en prevención sino también en protección y asistencia para las víctimas de violencia de género. Además se pide el inmediato cumplimiento e implementación de la ley Micaela en todos los niveles del estado.

x
Paladini flotante