Natación: el deporte del invierno

Se trata de una actividad completa que ejercita todas las partes del cuerpo, permite quemar calorías y contribuye a un buen estado físico general.

Por Gimena Rubolino

miércoles 9 de mayo, 2018

La natación es el movimiento y el desplazamiento a través del agua mediante el uso de las extremidades corporales y por lo general sin utilizar ningún instrumento o apoyo para avanzar, generalmente se hace para recreación, deporte, ejercicio o supervivencia.

Se basa en la flotabilidad natural del cuerpo humano. En promedio, el cuerpo tiene una densidad relativa de 0,98 en comparación con el agua, que hace que el cuerpo flote. Sin embargo, la flotabilidad varía en función de la composición corporal y la salinidad del agua. Niveles más altos de densidad del cuerpo o agua más salada con un cuerpo de densidad menor hace que aumente su flotabilidad.

Puesto que el cuerpo humano solo es ligeramente menos denso que el agua, el agua soporta el peso del cuerpo durante la natación. Como resultado, la natación es un “impacto bajo” en comparación con las actividades que se pueden realizar en tierra como correr. La densidad y la viscosidad del agua también crean resistencia para objetos que se mueven a través del agua. Los movimientos que el cuerpo debe hacer para nadar aprovechan esta resistencia para crear propulsión, pero esta misma resistencia también genera resistencia en el cuerpo.

Sus beneficios

Estimula la circulación de la sangre.

Contribuye con una sorprendente firmeza cardiopulmonar.

Reduce el peligro de contraer enfermedades cardiovasculares.

Contribuye a mantener una presión arterial firme.

Desarrolla más de dos tercios de los músculos de nuestro cuerpo.

Prospera la postura del cuerpo.

Aplaca tensiones.

Fortifica los tejidos de las articulaciones evitando probables lesiones.

Crea estados de ánimo positivos.

Ayuda el crecimiento y el progreso físico-psíquico.

Prospera el desarrollo psicomotor.

En la actualidad, son muchos los que practican este deporte  porque quema calorías y sobre todo produce una mejor condición física. Por eso, son cada vez más las personas que recurren a los entrenadores personales de natación para que de forma personalizada puedan establecer una rutina.

Comentarios