SALUD

Mujeres paramédicas: “Lo importante no es el género, sino la formación y la capacidad de responder”


En el día de la mujer, ellas, que con coraje enfrentan prejuicios, derriban mitos y cuentan con orgullo acerca de su formación, abren las puertas al mundo desconocido para mucho de las mujeres que manejan ambulancias en nuestra ciudad.

Jóvenes, entusiastas y dignas de reconocimiento, así se las ve a las ocho paramédicas que forman parte del equipo de trabajo de Grupo Emerger, la empresa de emergencias médicas que dirige Mario Clemente y que les abrió las puertas hace tantos años.

 -¿Qué significa para ustedes ser Paramédicas?
Todas: Orgullo. Orgullo de la profesión y la formación que tenemos y hemos tenido.
Y es esa formación la que nos permite estar a la altura de las circunstancias, para poder resolverlas del mejor modo posible.

- ¿Cuáles creen que son sus principales fortalezas?
Melina: Creo que lo que tenemos como positivo es el hecho de decir yo puedo, cuando la gente se sorprende o pone en duda tu capacidad en realidad te ayuda a reafirmarte en tu trabajo. Tomar la decisión y hacer.

Vanesa: Cuando tenemos que realizar traslados de pacientes en condiciones poco favorables por el lugar, por la gravedad del caso, es necesario tomar decisiones, y tener esa capacidad resolutiva, que viene de la mano de contar con una formación adecuada, esa es una de las mayores virtudes que tenemos.

Julieta: Y en esos casos, lo importante no es el género, si sos hombre o mujer, sino la formación y la capacidad de responder ante la urgencia.

- ¿Creen que la gente se asombra cuando las ve llegar?
Julieta: Sí, es algo que ocurre todo el tiempo, muchas veces nos hablan como si fuéramos las médicas, creyendo que el profesional masculino es el chofer, o te consultan si quedó alguien en la ambulancia suponiendo que es el conductor el que se quedó arriba.

Marisel: Muchas veces nos preguntan si vamos a poder, sobre todo cuando se trata de movilizar pacientes, después cuando ven que estamos preparadas y resolvemos la situación nos piden disculpas por subestimarnos. La gente es muy agradecida.

- Quisiera saber si hay algún momento o alguna atención en el que particularmente hayan dicho ¡Qué lindo es mi trabajo!

Jesica: Si, recuerdo en particular un nene pequeño que tenía que trasladar desde un sanatorio hasta su casa y que a lo largo de su vida había tenido unas seis cirugías de cadera.
En cuanto llego al lugar, se acerca el papá y me pide por favor que vaya despacio para que la ambulancia no se moviera tanto y le evitara sentir dolor. El nene vio la camilla comenzó a llorar, lo calmamos y le dijimos que íbamos a hacer todo lo posible para que no sufriera.
Fui a veinte por la ruta, con las balizas encendidas, tomando todos los recaudos posibles.
Cuando llegamos a la casa el nene se despertó, venía durmiendo.
Ver la cara de alivio de él, valió la pena el esfuerzo y toda la demora anterior.
Ese fue uno de los momentos más lindos, porque te das cuenta como con tu trabajo podés ayudar a otro. Y lo más gratificante es el agradecimiento de la gente.

¿Qué les gustaría que cambie en nuestro país en torno a las mujeres?

Vanesa: yo creo que se está generando un cambio, hay una lucha que ha comenzado y que es positiva y que tiene como objetivo la igualdad, que en definitiva es lo que queremos.

Melina: En muchos lugares incluso más allá de que no se toman mujeres porque pueden ser madres, u otras consideraciones ocurre que los salarios son distintos, eso también me parece importante que cambie. Uno se siente afortunada de formar parte de una empresa formada en su mayoría por mujeres y que te respetan, pero no en todos los trabajos es así.

“El amor puesto en el trabajo, las ganas, la formación y la posibilidad de desarrollarse dentro del ámbito que eligieron hace que lleven a cabo su tarea con tanto profesionalismo, y contar con gente que ama lo que hace es fundamental para brindar un buen servicio, por eso las elegimos.” concluye Mario Clemente, director de Emerger.