a una semana de Navidad

Isis atacó una iglesia metodista en Pakistán

Al menos ocho muertos en un atentado durante la misa. Otras treinta personas han resultado heridas en el ataque con bombas y disparos.

Por Rosario Nuestro Redes

domingo 17 de diciembre, 2017

La iglesia, justo después del atentado.

Este domingo una iglesia metodista del oeste de Pakistán fue víctima de una milicia del Estado Islámico. El nuevo golpe contra un símbolo religioso del país de Asia Central culminó con 8 muertos (dos de ellos atacantes) y más de 30  heridos.

Simon Bashir, sacerdote de la iglesia Bethel Memorial, ubicada en una plaza de la ciudad de Quetta, contó que mientras “se estaba celebran la misa” oyeron disparos muy cerca y “estalló el pánico”.

Bashir detalló que cuatro milicianos insurgentes dispararon primero contra un policía en la entrada del templo y posteriormente lo hicieron contra otro agente que se encontraba en la puerta del templo. Se estima que durante el ataque había 300 fieles presentes.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes llegaron al lugar minutos después de los primeros disparos y evitaron que los atacantes entraran al edificio, desencadenándose un tiroteo de aproximadamente 30 minutos.

Entre gritos y estampidas, uno de los cuatro atacantes falleció al instante en la puerta de la iglesia, mientras que otro fue acribillado por la policía. Los dos culpables restantes lograron escapar.

El vocero de la Policía informó que están rastreando la zona para dar con el paradero de los dos fugitivos y resaltó que la respuesta inmediata de las fuerzas de seguridad evitó que el número de víctimas se elevara. Por otra parte, desde el gobierno añadieron que “no hay ninguna pista” de los prófugos.

De acuerdo a las primeras versiones del ataque, uno de los hombres detonó el cinturón de explosiovos en medio de un grupo de “cruzados”, como denominan a aquellos que no profesan la versión extrema del islam. Sin embargo, desde la policía destacaron que tuvieron suerte porque el atacante murió antes de “activar su chaleco cargado de explosivos, al fallar el dispositivo”.

El gobierno de Baluchistán declaró el Estado de emergencia en los hospitales de la ciudad y solicitó que el personal médico estuviera disponible para recibir a los heridos.

“La explosión fue tan fuerte que hizo que la iglesia temblará”, declaró el sacerdote de una de las localidades más conflictivas de Pakistán y donde los ataques contra las minorías religiosas son frecuentes.

Comentarios