JUICIO

Muerte en el Café de la Flor: “Esta situación me destrozó la vida”

Así lo expresó en su descargo el inspector municipal acusado, Pablo Andrés Akerman.

Por Rosario Nuestro Redes

viernes 23 de noviembre, 2018

El inspector municipal Pablo Andrés Akerman, acusado de incumplir sus funciones en dos inspecciones al Café de la Flor, habló por primera vez en el juicio en su contra. “Esta situación me destrozó la vida. Hace tres años que no duermo y no sé cómo planificar mi vida”, sostuvo el empleado y defendió los controles que realizó en abril en el local de Mendoza al 800, donde falleció Adrián Rodríguez, baterista de una banda de rock.

A su vez, explicó que recién después del siniestro la Municipalidad compró aparatos para verificar la descarga a tierra. Por su parte, los fiscales Valeria Piazza y Ademar Bianchini solicitaron tres años de prisión condicional para el inspector y diez de inhabilitación para ejercer cargos públicos. Akerman está acusado de incumplimiento a los deberes de funcionario público y falsedad ideológica de dos actas de inspección.

“No sé cómo planificar mi vida porque no sé qué puede pasar con esto, si me puedo quedar sin trabajo. Lo peor fue hace dos días, cuando estaban dando una nota en la televisión. Aparece una foto mía de la audiencia y mi hija, que tiene tres años, me pregunta por qué estaba yo en la tele. Es todo lo que tengo para decir”, destacó el imputado en su descargo de aproximadamente cinco minutos.

El defensor Héctor Superti insistió con el pedido de absolución, argumentando que su cliente es el eslabón más débil de una cadena: “Quien está sentado acá es Pablo y no el Estado. Si le imponemos un castigo ejemplar, nada va a mejorar y será un chivo expiatorio. La pena ejemplar lo único que hace es destruir a una persona”. En tanto, el juez Andrés Donnola anunciará su veredicto el lunes.

Comentarios