Milanesa: ¿Cuál variante es la más nutritiva?

Constituye una opción completa y rápida para incorporar a la vianda diaria tanto en niños como para los adultos. Información nutricional y alternativas para prepararla.

Por Gimena Rubolino

martes 18 de septiembre, 2018

A pesar de la gran variedad de platos y comidas que tenemos, la milanesa es una opción práctica y tradicional que no tiene competencia. Al plato, en sándwich, como vianda o cena, los argentinos las consumen en forma recurrente y en diferentes variantes.

Surge del eterno debate sobre el origen de este plato tan característico en la Argentina. Al principio, se aceptaba que la carne empanizada nació en Viena, ya que un clásico de la cocina austríaca es el schnitzel, muy parecido a una milanesa, luego difundido como wiener schnitzel o escalope vienés.

Los especialistas en nutrición recomiendan consumir todo tipo de cortes de carne magros, pollo, pescado, carne y también vegetales. La milanesa en todas sus versiones puede ser una buena alternativa para incorporar en la alimentación diaria, alternando vegetales con carnes para que la alimentación sea más completa.

Al tener carbohidratos (se puede rebozar con pan rallado o avena) es más conveniente consumirla en el almuerzo que en la cena.

A continuación las variantes más habituales:

  1. De nalga: en un bol se deben mezclar los huevos con la leche, ajo y perejil, y salar esta preparación. Pasar cada corte de carne por la preparación y luego hornear o freír. Aporta 180 calorías por unidad si se cocina al horno.
  2. De pollo: el secreto de la receta de milanesa de pollo está en la marinada. Permitir que los filetes de pollo absorban todo el sabor de los ingredientes es esencial porque además de ayudar a ablandar la carne, contribuye a que el pan rallado se adhiera perfectamente. Cuidar la cantidad de aceite para freír y el nivel del fuego con la que se cocinan también impacta en el resultado. Contiene 234 calorías cada 100 gramos si se consume al horno.
  3. De soja: aporta alrededor de 200 calorías por unidad y aunque se puede preparar es mucho más práctica comprarla en dietéticas o por unidad. Se prepara con soja, huevos y algunas vienen rellenas con choclo, espinaca, jamón y queso etc. Para realizarlas necesitamos medio kilo de porotos de soja orgánicos, ajo, perejil, agua, aceite de oliva, panko o pan rallado. Para la preparación, hidratamos los porotos de soja en agua por 24 horas con un poco alga kombu (se consigue en las dietéticas). Los cocinamos en agua nueva o caldo por 2 horas.
  4. De berenjena: se pelan las berenjenas y se dejan en agua tibia un minuto para que se le vaya el ácido, en un bowl colocar 2 huevos con la sal, dientes de ajo, perejil picadito, colocar las berenjenas y dejar que absorban. Luego, agregar en el pan rallado el orégano y mezclar, pasar las berenjenas. Aporta sólo 100 calorías por unidad. Se le pueden agregar tomate y queso.
  5. De pescado: se pueden hacer con los mismos condimentos que se utilizan para hacer la de pollo o carne. Aporta 142 calorías por unidad.
  6. De calabaza: Cortar la calabaza en rodajas de un espesor de 1 centímetro aproximadamente y retirar la cáscara que la recubre. Agregar huevos con sal, pimienta negra y perejil fresco. Mezclar muy bien los ingredientes. Pasar la rodaja de calabaza por el huevo batido y luego por pan rallado o avena. Colocarlas en una fuente para horno y hornearlas a 180ºC durante 5-10 minutos por lado y lado, hasta que se observe que la calabaza está blanda. Es una buena opción para variar los platos.

 

¿Cuál es la más nutritiva?

En términos nutricionales todas las opciones son saludables siempre que se cocinen al horno y no fritas. La de pescado, puede ser una de las más saludables desde el punto de vista nutricional debido a que el pescado contiene menor porcentaje de grasas que el pollo y la carne. Sin embargo, las de berenjena y calabaza también son nutritivas y no aportan grasas pero al ser vegetales, producen menor saciedad.

 

 

Comentarios