Vientos de cambio

Los clubes de Rosario más cuestionados por sus estatutos

Por Ignacio Pellizzón

miércoles 7 de noviembre, 2018

En la nómina de sus asociados figuran apellidos históricos, emblemáticos, inclusive nombres de calles de la ciudad. Se trata de los clubes de alta alcurnia de Rosario. Espacios centenarios que mantienen estatutos anacrónicos y derechos cercenados. “Eran otros tiempos y hay que contextualizar las normativas establecidas”, señalaron a Rosario Nuestro algunos de sus socios. Sin embargo, Jockey Club Rosario, Club Rosarino de Pelota, Yacht Club Rosario, entre otros que viene investigando este medio, no terminan de aggionarse al cambio de paradigma mundial, al nuevo Código Civil y Comercial, en síntesis: a respetar y valorar los derechos de las mujeres en igualdad de condiciones que los hombres, los únicos socios posibles de estos clubes, por ahora.

Al tratarse de instituciones privadas, es muy complicado poder acceder a sus estatutos, sencillamente porque no son públicos. Pero la olla en el país se destapó en pleno Juegos Olímpicos de la Juventud, que se llevaron adelante en Capital Federal. Fue la primera vez en su historia que se cumplió con el principio de igualdad de género que promueve el Comité Olímpico Internacional (COI): hubo misma cantidad de mujeres y hombres compitiendo.

No sólo eso, además, se prohibió que Jockey Club de Buenos Aires participe como sede por su propia reglamentación interna, que no permite que las mujeres sean socias plenas, que alcancen cargos de presidencia y que tengan derecho al voto. “Todo individuo debe tener la posibilidad de practicar deporte sin ningún tipo de discriminación tales como: raza, color, sexo, orientación sexual, lengua, religión…” expresa el conjunto de reglas del COI.

El Jockey Club no fue el único apuntado por las autoridades de los Juegos Olímpicos, sino también el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA), que no permitía que las mujeres sean socias plenas de la institución. Estos motivos generaron que ninguno de ambos clubes pudiera formar parte como sedes.

Esta situación llevó a un cambio revolucionario y sin precedentes: CUBA organizó una votación para determinar si las mujeres pueden ser socias plenas o no. El resultado fue categórico: de 2.256 votantes el 73% votó por el SÍ. Ahora todas las mujeres podrán ser socias plenas y practicar todos los deportes y actividades que el club ofrece en sus ocho sedes, siempre y cuando sean universitarias. Solamente resta pergeñar el presupuesto para la construcción de vestuarios de mujeres.

La versión rosarina del Jockey Club

Dialogar con las máximas autoridades de Jockey Club Rosario, Club Rosarino de Pelota, Yacht Club Rosario, no es tarea sencilla. Rosario Nuestro contactó el presidente del Jockey, Charles Roberts. “Al margen de que se trata de un club privado y de que no contamos con ninguna ayuda estatal, estamos estudiando la posibilidad de modificar el estatuto de nuestra institución para que la mujer tenga una participación más activa, aunque son cambios de leyes, es decir, que no se logran de un día para el otro”.

“Estamos trabajando sobre hechos-continuó Roberts-, tenemos vestuarios de mujeres y pueden ingresar libremente al club sin inconvenientes; más del 54% de nuestros visitantes son mujeres, es decir, más que los hombres. Estamos aggiornando nuestra reglamentación que data del 1.900”.

RN: -Pero ¿las mujeres pueden ser socias plenas?

Charles Roberts: – “No, actualmente el hombre paga la cuota social y paga la adherencia a la mujer, que es un monto inferior al del hombre”.

En Jockey Club Rosario se constituyó una “Comisión para la Reforma del Estatuto” en el que expresan: “El Estatuto del Jockey Club de Rosario fue confeccionado a principios del siglo pasado y la última modificación que recibió fue aprobada en junio de 2007. Con la aplicación del Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, algunas de las normas que regulan a nuestro Club quedaron desalineadas y, por la antigüedad del estatuto, otras quedaron desactualizadas en relación a las necesidades de los socios y al funcionamiento de los servicios del club. Esta situación obliga al Jockey Club de Rosario a replantear algunos aspectos básicos y a realizar un profundo examen sobre posibles modificaciones del Estatuto vigente. Con este objetivo, se creó una Comisión que tendrá a su cargo la elaboración de un anteproyecto de Reforma del Estatuto Social”.

Otro caso: Club Rosarino de Pelota

El hermetismo es aboluto. Ubicado en la esquina de Alem y San Luís, el Club Rosarino de Pelota mantiene una máxima inalterable: “Sigue nuestro querido club actuando dentro del marco que trazaron sus fundadores”, esgrime en su pagina oficial.

Una fuente fidedigna contó a Rosario Nuestro las similitudes que mantiene esta institución con el resto de los espacios más elitistas de la ciudad. “En toda su historia nunca hubo una mujer que haya sido siquiera nombrada en algún cargo jerárquico, tampoco tienen permitido el hecho de ser socias plenas, votar o tomar decisiones dentro del club”, señaló.

“Las mujeres durante el año pueden ingresar únicamente los días domingo y en el verano sí pueden disfrutar de la pileta, pero solamente en temporada; no tienen ningún derecho dentro del club, porque es un espacio de hombres, no hay ningún deporte en el que puedan participar”, aseguró la fuente que trabajó dentro de Club Rosarino de Pelota.

En la página oficial de Facebook del club hay cientos de fotos que reflejan los diferentes eventos sociales y deportivos que se realizaron dentro de la institución, en la que se pueden ver festejos de aniversarios, campeonatos, cumpleaños, celebraciones, entre otros. Sin embargo, en el rastrillaje no se detecta siquiera una sola mujer en ninguna de las fotografías que fueron subiendo a lo largo de los años, inclusive en las misas que se desarrollaron.

No aparecen esposas, novias, hermanas, hijas, sobrinas, tías, abuelas, amigas. Las únicas mujeres que muy esporádicamente surgen en las fotografías son mozas, bacheras o promotoras de marcas que se hicieron presentes por algún torneo o evento en particular.

En busca de la igualdad

A fines de abril de este año, en el Concejo Deliberante se presentó un proyecto para que los clubes que no incluyen a las mujeres empiecen un proceso de cambio de sus estatutos. Fuentes que impulsaron la iniciativa manifestaron que el proyecto busca que el Estado asuma la responsabilidad del cambio. Dispone que se haga un proceso de inspección de los estatutos, reglamentos y documentos internos de las instituciones deportivas de Rosario, en particular del Jockey Club Rosario, Yacht Club Rosario y Club Rosarino de Pelota.

El proyecto todavía se encuentra en la Comisión de Salud, Derechos Humanos y Gobierno del Concejo Deliberante. “Lamentablemente todavía nunca pudimos conseguir los votos para que pueda avanzar en el tratamiento y que haya acuerdo en el enfoque y la redacción para que el expediente pueda avanzar”, le explicaron a Rosario Nuestro.

“Básicamente pedimos a la provincia de Santa Fe, a la Fiscalía de Estado para que intervenga y haga un llamamiento a estos tres clubes de la ciudad, que en sus estatutos no permiten que las mujeres sean socias plenas de sus instituciones. Más allá de ser una clara discriminación, esto les impide tener derechos políticos, es decir, votar y ser elegidas dentro de sus clubes. Entendemos que el Estado, a través de la reforma del Código Civil y Comercial a nivel nacional, establece la competencia de las asociaciones civiles sin fines de lucro, instituciones deportivas, y demás, para que se garantice el ejercicio pleno de todos los derechos y que no exista ningún tipo de discriminación”, cerró.

Comentarios