Tarde pero seguro

Los cambios tecnológicos que prevén en la Justicia provincial por efecto del coronavirus

La pandemia, que llegó de manera intempestiva, está empujando a muchas instituciones públicas a que den el salto tecnológico que no habían dado hasta el momento. Como todo cambio, es lento y genera rispideces.


El dato es alarmante: en Argentina se calcula que hay 12 millones de personas con empleos formales, de las cuales solamente 3 millones pueden realizar teletrabajo. Este no es sólo un fiel reflejo de la enorme informalidad laboral que hay en el país, sino también que expone el enorme atraso en el desarrollo tecnológico que hay en el mundo del trabajo.

La pandemia, que llegó de manera intempestiva, está empujando a muchas instituciones públicas a que den el salto tecnológico que no habían dado hasta el momento. Como todo cambio, es lento pero progresivo. Esto es lo que está pasando con la Justicia en la provincia de Santa Fe.

El contexto obliga a repensar nuevas formas de trabajo que permitan el normal funcionamiento. Sin dudas que muchas de las nuevas metodologías que se van aplicando, de manera paulatina, quedarán instaladas como una nueva forma de realizar tareas post aislamiento obligatorio.

La provincia de Santa Fe, por decisión de la Corte, tiene dos realidades un poco diferenciadas: de un lado todo lo que es la justicia laboral, civil, la justicia de familia, “se hizo una apertura progresiva a distintas actividades judiciales y ha implementado para ello un sistema no presencial, es decir, los abogados hacen sus presentaciones a través de un correo electrónico y se da trámite, se fijan turnos eventualmente para tratar de evitar amontonamiento y congestión de gente en los tribunales”, explicó a Rosario Nuestro el Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Santa Fe, Daniel Erbetta.

“Se está trabajando con juzgados de turno en cada fuero, pero también con la actividad de los otros magistrados en tanto lo pedidos que se hacen en esos fueros, si tienen radicación ya en otro juzgado son derivados a ése juzgado”, agregó.

Por otra parte, los jueces siguen dictando sentencia y resoluciones. “Llevamos en el caso del fuero del distrito de la ciudad de Rosario se han dictado en el período de cuarentena más de 600 resoluciones y sentencias, de modo que esto grafica que se está trabajando”, señaló el ministro.

La Justicia ¿se frena?

Si bien el mundo esté viviendo en cuarentena son muchas las situaciones que demandan el accionar de la Justicia: desde pago de indemnizaciones laboral hasta conflictos de familia que necesitan de la intervención del sistema judicial para determinar fallos.

Inclusive, se debe afrontar con un nuevo flagelo social: los que violan la cuarentena. Casi tres millones de personas fueron detenidas o advertidas en todo el país por las fuerzas federales, tras violar el aislamiento obligatorio para frenar el avance del coronavirus.

Rosario, en los primeros diez días de cuarentena, se convirtió en la ciudad de la Provincia que registró la mayor cantidad de personas demoradas en la vía pública por quebrantarla o no tener justificación para circular, con un total de 1.682. Muchos deberán afrontar una causa penal por incumplimiento al artículo 205 del Código Penal, al que hace referencia el decreto nacional que ordenó el aislamiento obligatorio en el marco de la emergencia sanitaria.

El fuero penal “está trabajando prácticamente a pleno”, afirmó Erbetta. En este espacio se implementó el sistema de “audiencia virtual”, se “generaron algunos puestos de trabajo remoto”, de modo que haya personas que puedan trabajar desde sus domicilios.

Recientemente, hubo un acuerdo interinstitucional entre el Ministerio Público, la Defensa, la Oficina de Gestión Judicial y los colegios de jueces a los efectos de comenzar ya con la realización normal de las audiencias preliminares, que son las audiencias previas al juicio, “obviamente procesos abreviados que ya se han llevado adelante bastantes, audiencias imputativas, citación de testigos, cámara Gesell, de modo que ratifico que la justicia penal está trabajando casi a pleno”, aseguró el ministro.

“De hecho -continuó Erbetta-, los veinte jueces penales de Rosario están trabajando mediante el sistema de audiencia virtual y los 12 camaristas también al igual que los ficales, los defensores públicos y muchos defensores particulares”.

Nuevas apps en el sistema judicial

En el caso de que se extienda la cuarentena, el funcionario anticipó que tienen de un lado el fuero penal donde la Justicia no se interrumpirá, que “ya recuperó actividad plena con algunas ventajas porque estas aplicaciones como Zoom y otras alternativas permiten trabajar bien”, como se tratan de audiencias públicas y no hay expedientes escritos, lo cual “facilita mucho la posibilidad de que las audiencias se hagan de modo virtual”. Así el trabajo es “prácticamente pleno”.

En lo que respecta al fuero Civil, Comercial, Laboral hay algunas limitaciones de “nuestro propio sistema informático” porque todavía “no se pudieron desarrollar programas que le den una mayor interacción”, pero han dispuesto habilitar cuentas de correos electrónicos, que permiten en cada fuero recibir las peticiones de los abogados -limitados a un universo de casos, no al cien por ciento- y darle trámite a los casos de urgencias, cautelares, problemas de alimentos, problemas del régimen de visitas, procesos de amparo, pago de indemnizaciones de trabajadores, entre otros.

Para darse una idea, en la justicia laboral de Rosario, por ejemplo, “estamos recibiendo entre 220 y 280 peticiones por día a través de este mecanismo virtual, que nos permite evitar que vengan los más de 200 abogados al tribunal a traer físicamente la presentación escrita”, puntualizó Erbetta. Esto no se vería alterado en el caso de que se prorrogue la cuarentena.

“Estamos haciendo una evaluación día a día de cómo vamos avanzando y en qué medida se puede ir ampliando la modalidad de trabajo. De hecho, la idea es poder implementar una mesa de entrada virtual que le permita a los abogados no tener que interactuar y amontonarse en los tribunales y, así, intentar mejorar el sistema de papeles que data del siglo XIX”, adelantó a este medio el Ministro de la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Santa Fe.

Abogados enojados

“Esta apertura se dio por la presión que ejercimos los cinco colegios de profesionales de la provincia”, manifestó a Rosario Nuestro, Carlos Ensik, presidente del Colegio de abogados, sobre la apertura digital que el propio Erbetta anunció hace unos días.

“Está dentro del DNU que el servicio de justicia es esencial sin embargo sólo veíamos eso en casos penales. Entonces tomamos esto como la resultante de haber hecho un trabajo conjunto donde se empezó a trabajar un poco. Nosotros antes de esta acordada del 14 de abril habíamos gestionado todos los oficios de pago que estaban pendientes de retiro, pero que ya estaban firmados “, señaló Ensik.

Según el abogado, desde ahora, se dispusieron juzgados de guardia y tramitaciones en algunas materias específicas, pero no hay conformidad en el sector. “Queremos que el servicio de justicia, sin que vayan los abogados al Tribunal, pueda funcionar. La gran falencia es el sistema informático de la Corte que no permite interactuar”, aseguró el letrado.

Por esa razón los profesionales deben asistir a una mesa de entradas en cada juzgado y llevar un escrito que posteriormente es escaneado y recién después puede visualizarse en un sistema. Disconforme con el proceso, Ensik expresó: “Esto hace que se traslade más gente que las operatorias sean más lentas a un sistema informático donde uno se notifica y pueda trabajar desde su casa, hay otros sistemas del país que ya lo hacen”. En consecuencia, denominó a la falta del expediente digital como “la tarea pendiente del Poder Judicial”.

Por Ignacio Pellizzón

x
Paladini flotante