Lo que se come está en el Cabello

La Doctora María Alejandra Rodríguez Zía, Médica Clínica especialista en Endocrinología UBA, explica la importancia de realizar un análisis a esta parte del cuerpo para conocer más específicamente el estado de salud en general.

Por Gimena Rubolino

lunes 15 de octubre, 2018

Todos estamos acostumbrados a la toma de exámenes de sangre, de orina, radiografías, etc, pero pocas personas saben que el cabello es también una muestra de nuestro cuerpo que puede que puede ser útil en el diagnóstico y el seguimiento del tratamiento de las enfermedades.

Un análisis mineral del pelo puede ser una medida preventiva lo mismo que útil como herramienta de monitoreo.

El análisis del cabello, permite conocer la composición de la dieta. Lo que uno come se fija en el cabello y éste puede examinarse y deducir muchas cosas. El pelo está hecho de una proteína llamada alfa queratina, y los cambios con el alimento se reflejan en el pelo mejor que en cualquier otro tejido. Incluso, se puedan conocer las variaciones estacionales de la dieta.

El análisis del pelo abre una total nueva visión para resolver los problemas específicos al reconocer la individualidad bioquímica de los seres humanos.

El cabello de la cabeza está muy contaminado por tinturas, y otros tratamientos, por eso es preferible analizar el pelo que no haya sido intoxicado demás. Podemos elegir el pelo del tórax en los hombres, o del pubis en hombre y en mujeres.

El mineralograma de cabello es el estudio de los minerales en el pelo y también de metales que pueden ser en algunos casos tóxicos.

¿Por qué aparecen en el pelo?  también aparecen en las uñas, si se pudiera homologar con cualquier órgano, el pelo tiene la enorme comodidad de ser algo que crece hasta un cm por mes y está muy bien irrigado, sobre todo el pelo que está muy cerca de la nuca, que es el llamado pelo femenino. Ese que nunca se cae aunque uno se quede pelado.

¿Cuál es el estudio que realizan y como se efectúa a partir de un cabello se puede determinar que tipo de dieta específica o dentro de las proteínas de esa dieta?

El mineralograma de cabello que se hace en EEUU, que puede ser también de uña, estudia el tema de minerales y de metales.

El ADN del pelo puede dar información genética e incluso la información de la célula completa  de que murió la persona. Pero el tema nutricional en sí, en vida, porque el cabello es un elemento que está vivo en su raíz,  nos da la sangre que estuvo irrigando los últimos meses, los últimos años,  y con esto los elementos de minerales y de metales que nos dan el valor de intoxicación que también tiene la persona.

En promedio una persona tiene 100.000 pelos en la cabeza. El 10% se encuentra en reposo y el 90% en etapa de crecimiento, crece 0,2 ml por día, o sea, 1 cm por mes como máximo. Esto ocurre bajo la piel. La sangre le llega  a esas células con todo lo bueno y lo malo que entro en el cuerpo.

Todo lo que comemos, respiramos o nos colocamos en la piel puede llegar al cabello llevado por la sangre.

El pelo una vez que está creciendo como un bebe comienza a salir al exterior y allí es endurecido, fijando todos los elementos concentrados que reflejan, lo mismo que puede ocurrir en otros órganos del cuerpo.

El cabello esta formado por el 80% de proteínas (sustancias que las comemos en la carne, en las legumbres, en los lácteos y en la clara del huevo) el 15% de agua y el 5% de minerales.

Las proteínas que comemos y el agua que tomamos recorren nuestro cuerpo y se queda en diferentes órganos por ser muy utilizadas. También los minerales y metales recorren todo el organismo llegando al cabello.

Los médicos usamos (en EE.UU) un análisis del pelo que nos da una idea clara de los minerales que entraron al cuerpo y de los metales tóxicos.

Los minerales son utilizados en muchas reacciones químicas esenciales para nuestro cuerpo. Por ejemplo, el hierro forma parte principal de los glóbulos rojos para transportar el oxigeno a cada órgano.

El Zinc, es fundamental para que se puedan realizar las síntesis de hormonas muy importantes. Las hormonas que requieren de Zinc para poder ser sintetizadas son: la insulina, el cortisol, y la diHidrotestosterona.

La insulina es la hormona que introduce el azúcar dentro de las células.

El cortisol es la hormona que se sintetiza a la mañana para que podamos despertarnos y enfrentar normalmente las situaciones de stress.

La dihidrotestosterona es la hormona que, gracias al Zinc, se transforma desde la testosterona y es la responsable de mantener la libido en hombres y en mujeres y, los caracteres sexuales masculinos en los hombres.

Éstos son algunos ejemplos de funciones de minerales, que muchas veces, son deficientes en nuestra alimentación y por esto se generan muchas enfermedades. Poder detectar con anticipación sus carencias nos hace entrar en el mundo de la medicina preventiva.

Los metales tóxicos como el mercurio, el arsénico, el plomo, el cadmio, dentro de los más frecuentes ingresan al organismo,  por el aire que inhalamos los plaguicidas que se ponen en frutas y verduras y por el agua que bebemos. Estos metales siguen los mismos caminos que los minerales con la diferencia, que son tóxicos, que no cumplen ninguna función pero que pueden depositarse en lo más íntimo de las células de todo el organismo.

Otro Ejemplo es el Cadmio, su principal fuente es el humo del tabaco, entra por inhalación y en los riñones genera reacciones enzimáticas patológicas, que producen hipertensión arterial. Esta es una de las principales razones que las personas adictas al tabaco son hipertensas con el tiempo.

¿En qué consiste el análisis que se realiza sobre el pelo?  El análisis consiste en medir cuanto: zinc, cobre, cloro, sodio, potasio, selenio, vanadio, litio, hierro, cadmio, aluminio, plomo, arsénico, magnesio, manganesio, cromo, níquel, estronsio, fósforo, iodo, azufre. Las medidas se entregan en cantidades exactas de cada una de esas sustancias. El médico al ver este resultado puede interpretar por excesos o por carencias de estas sustancias qué patología puede tener la persona en el futuro.

 CONSEJOS PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL CABELLO: ¿QUÉ COMER?

Para mejorar la calidad del cabello, es necesario eliminar las sustancias tóxicas y compensar las carencias de nutrientes que detectamos en el análisis del ‘mineralograma de cabello’.

Los médicos debemos hacer una campaña de educación en donde se sepa que nos podemos intoxicar con sustancias que están en el aire, en el agua y en los alimentos.

Por otro lado, prevenir futuras enfermedades descubriendo a través del cabello que nuestro cuerpo está contaminado o desnutrido, aunque no sintamos nada.

Ejemplos: las alteraciones de la memoria se relacionan con tener selenio, cromo, y litio bajos por falta de estos en la comida y también con tener aluminio, hierro y cadmio altos que llegaron a nuestro cerebro a través del cigarrillo, de la carne y de los aerosoles, también se relaciona con tener dosis altas de plomo que lo inhalamos en las ciudades con alto nivel de vehículos y con mercurio elevado. Estas intoxicaciones nos van llevando con los años a la aparición de demencia senil.

La artrosis sabemos que el que tiene falta de selenio y exceso de cadmio por ser tabaquista acelerará la llegada de la artrosis.

La calvicie, además de los estados hormonales la calvicie se relaciona con la falta de zinc, selenio en la dieta, y con el exceso de cadmio por la contaminación ambiental.

La ansiedad, se relaciona con falta de magnesio en la dieta y con intoxicación con plomo de aluminio que entran a través del aire.

El síndrome de pánico, se relaciona con falta de litio en la dieta y con elevada intoxicación por plomo aluminio y manganeso.

El insomnio, se relaciona con plomo elevado y magnesio y calcio bajos.

El cáncer, se relaciona con déficit de zinc, selenio y manganeso.

Este análisis nos permite ver:

  • Qué paso con lo que una persona comió, respiró, bebió y hasta qué cremas usó un tiempo atrás. Entre 6 meses y un año antes.
  • Se insiste en descubrir metales y minerales porque son los que quedan fijos en pelo y en otros órganos, como el cerebro, el hueso, el músculo.
  • Otras moléculas como por ejemplo los azucares, las proteínas y las grasas no quedan fijos porque son utilizadas y removidas con mayor rapidez de nuestro organismo.

Por esta razón, este examen no evalúa modificaciones rápidas que ocurran en el cuerpo, para eso los médicos estudiamos la sangre, la orina, la saliva, pero no estructuras que crecen lentamente como el pelo.

Debemos considerar nuestro cuerpo como el mejor auto que se pueda adquirir y no se puede cambiar. A un auto caro nadie le va a colocar combustibles baratos, sin embargo es lo que hacemos habitualmente con el único auto que nos transporta, nuestro cuerpo.

Comentarios