GIRO EN LA CAUSA

Liberaron al imputado por la muerte de la mujer en hotel céntrico de Rosario

Ezequiel Maximiliano Méndez, que estaba preso por supuestamente cometer un femicidio, fue beneficiado este viernes después de que se diera a conocer la pericia de su celular.


Hotel.

Ezequiel Maximiliano Méndez, el hombre que fue detenido e imputado como presunto femicida por la misteriosa muerte de su pareja, ocurrida durante Semana Santa en el jacuzzi de una habitación de un hotel céntrico de Rosario, quedó en libertad este viernes por la mañana. La resolución fue dictada por el juez Pablo Pinto después de que se diera a conocer la pericia del teléfono del acusado, que tenía mensajes de la mujer que lo desincriminan.

Méndez había sido acusado el pasado 12 de mayo pasado por el fiscal Adrián Spelta como presunto autor del asesinato de Nara Giselle Acosta, de 32 años. El cuerpo de la mujer fue hallado en avanzado estado de descomposición el 18 de abril, y se presume que el mismo estuvo sumergido aproximadamente un día dentro de un jacuzzi en funcionamiento.

El sospechoso, a través de sus defensores particulares Facundo Ruilópez y Lautaro Dentone, mostró los mensajes de texto vía Whatsapp que le mandó la mujer cuando él ya se encontraba en viaje rumbo al Maschwitz Country Club.

Los Whatsapp fueron de suma relevancia, ya que la causa de muerte de Nara Acosta continúa siendo indeterminada por el estado de descomposición en el que se halló el cuerpo.

A pesar de la falta de precisión sobre el motivo del fallecimiento, el fiscal Spelta acusó a Méndez el 12 de mayo pasado por haber sido el único que estuvo con la mujer dentro de la habitación 801 del Plaza Real hasta la mañana del 17 de abril, fecha en la que ella murió –según el preinforme de la autopsia– dentro del jacuzzi y él se fue del lugar en su auto.

La investigación en los celulares

"Esta no te la perdono nunca más. Estás muerto para mí. Sos una basura. Mirá lo que me estás haciendo. Después de esto ya espero cualquier cosa. Estás muerto y enterrado para mí", envió la mujer a Méndez el 17 de abril pasado a las 11.49.

El enojo de Acosta con su novio había estado motivado porque, aparentemente, después de una discusión, el hombre avisó al hotel que ella había ingresado escondido su gato a la habitación, cuando eso no estaba permitido en el alojamiento.

"Me mandaste al frente en el hotel que tenía el gato. Sos una basura. Ahora no tengo qué mierda hacer. No fuiste capaz de darme (dinero) para viajar", le reprochó en dos mensajes fechados a las 12.39 del 17 de abril. En ese momento, Méndez ya estaba en la autopista Rosario-Buenos Aires, según el impacto de antena de su teléfono y las imágenes tomadas en el peaje a la altura de General Lagos.

Si bien Méndez recuperó la libertad, quedó sujeto a reglas de conducta: tiene prohibida la salida del país y su pasaporte está retenido en el Ministerio Público de la Acusación.

x
Paladini flotante