POR ANDRÉS CÁNEPA

Les toca

miércoles 31 de octubre, 2018

En la Provincia de Santa Fe la agenda política de fin de año va a pasar por la Legislatura con varios proyectos de relevancia que marcarán el rumbo del 2019. Quedan 4 sesiones ordinarias y luego hay que esperar el período de extraordinarias.

La Ley de ART es una obsesión para el gobierno nacional y el presidente Mauricio Macri cada vez que toca suelo santafesino se los recuerda a los integrantes del Frente Progresista. Para adherir a esa norma, hay que aprobar un proyecto en la Legislatura provincial. En su momento Cambiemos presentó uno y durmió en los escritorios. Ahora el gobernador Miguel Lifschitz envió un mensaje con uno nuevo y parece que va a haber acuerdo para que se apruebe antes de fin de año.

En un principio, Alicia Ciciliani dijo que el proyecto de ellos es superador, ya que fue consensuado con las Pymes santafesinas para que en la adhesión se integren algunos requisitos que pedían. Desde Cambiemos insisten que esta ley baja los índices de litigiosidad y genera grandes beneficios tanto para los empresarios como para los trabajadores. Según algunos diputados restan detalles para que se amalgamen los dos textos y se apruebe en la Cámara baja.

Otro tema fundamental es la modificación de los tributos al agro y a las cerealeras que exportan en la región. Con la quita del subsidio al transporte por parte de la Nación siendo un hecho casi consumado, el gobierno provincial busca financiamiento para ayudar a las grandes metrópolis. Y para eso desempolvaron un viejo proyecto de Luis Rubeo, más otro similar de Carlos Del Frade, para gravar con Ingresos Brutos (IIBB) a las grandes beneficiados del modelo agroexportador, y fue aprobado en Diputados entre gallos y medianoche. También contempla modificaciones en el régimen del Impuesto Inmobiliario.

Es absurdo que un quiosco de barrio pague IIBB y las grandes exportadoras que facturaron 380.000 millones de pesos en 2017 no. Aunque desde los sectores agrícolas estén en desacuerdo, lógicamente, no tiene mucho sentido. Si es cierto que a veces a la clase dirigencial política no se le cae una idea y termina metiéndole siempre la mano al bolsillo campesino. Y eso hace que sus representantes pongan el grito en el cielo. Final abierto, ya que los senadores esta semana tuvieron reuniones con los empresarios para frenar las modificaciones en la Cámara alta.

Además, a la espera de qué es lo que pasa en el Congreso Nacional con el Presupuesto 2019, las previsiones para el año próximo a nivel provincial será uno de los temas que será tratado entre vitel toné y sidra. Como hay que esperar de cuánto serán las erogaciones totales de coparticipación que se apruebe en el senado, no se puede elaborar el proyecto definitivo hasta que salga la ley madre del gobierno de Macri.

Los 8 mil millones de pesos de recorte que se esperan hace que se tengan que venir ajustes también en el ámbto local. Inclusive, el gobernador Lifschitz dijo que en un año recesivo el conflicto no es lo que dejen de percibir solamente, sino también la baja en la recaudación que puede haber el año que viene. Habrá que encontrar fuertes acuerdos para aprobar el presupuesto.

Un fin de año cargado de trabajo para los legisladores, que no siempre están de escenografía. Van a delinear el año que viene y Antonio Bonfatti, desde su presidencia de la Cámara de Diputados, levantará el perfil para ser el candidato oficialista y repetir como jefe de la Casa Gris.

Comentarios