Las frutas y verduras del verano

Melón, sandía y cerezas son algunas de las más típicas de esta época. En Argentina su consumo es bajo, se estima que un adulto come 1,9 porciones por día.

Por Gimena Rubolino

viernes 14 de diciembre, 2018

Las frutas y las verduras son una parte esencial de una alimentación saludable y sustentable. Son alimentos bajos en calorías, con un gran contenido de agua, y con un aporte elevado de fibra, vitaminas, minerales y otros componentes con efectos positivos sobre la salud, como los fitonutrientes.

Las Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan consumir todos los días 5 porciones entre verduras y frutas de todo tipo y color. A su vez, la OMS recomienda el consumo de 400g diarios entre frutas y hortalizas, sin incluir tubérculos ni raíces en el cálculo.

En Argentina el consumo de frutas y verduras es bajo, se estima que un adulto consume 1,9 porciones por día. En la actualidad, en las góndolas se encuentran todo tipo de alimentos en cualquier época del año. Esto es una ventaja por facilitar el acceso a los productos, pero causa impacto ambiental.

Consumir variedades de estación de frutas y verduras presenta varios beneficios. Al ser cosechadas en el momento adecuado,  su aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes es máximo; su  textura, apariencia, color y sabor son mucho más intensos. En Argentina, la producción de hortalizas es de alrededor de 8-10 millones de toneladas anuales y la de frutas de 7 millones. Elegir productos de temporada es una manera de incentivar la agricultura tradicional y local. Además, contribuye a reducir las pérdidas y  desperdicios alimentarios y se necesita menos energía para su conservación y transporte, por lo que resultan más económicos.

VARIEDADES DE VERANO: FRUTAS, VERDURAS Y HORTALIZAS

Frutas: Ciruela, cereza, damasco, durazno, higo, melón, pera, sandía, uva, pelón.

Verduras y Hortalizas: Berenjena, cebolla, chaucha, choclo, espárrago, pepino, morrón, rabanito, tomate, zapallito.

Las frutas y verduras de verano tienen características que las hacen muy valiosas para la alimentación en épocas de altas temperaturas. La mayoría tiene un alto contenido de agua, como el melón (92%), la sandía (92%) y el tomate (94%). Además, por su composición, son alimentos bajos en calorías y azúcares, con indispensable presencia en cada una de las comidas realizada en este período estival.

Para las verduras, existen estrategias que permiten optimizar la compra y tenerlas siempre disponibles. Una de ellas es en hervir o blanquear acelgas, berenjenas, zapallitos o chauchas, escurrirlos y guardarlos en freezer. Otra es preparar los rellenos de las tartas (rehogados junto con cebolla y morrón) y freezarlos.

 

Comentarios