RADIO MITRE ROSARIO

La vacuna del coronavirus será probada en Argentina: cómo será el proceso y a quién está dirigida

Son producidas por las compañías farmacéuticas Pfizer y BioNTech y tendrán prioridad los grupos de riesgo y trabajadores de la salud.


La Argentina fue seleccionada como el único país de la región para llevar adelante una de las fases de prueba con personas de la vacuna contra el coronavirus que preparan las compañías farmacéuticas Pfizer (EEU.UU.) y BioNTech (Alemania), en una decisión que el presidente Alberto Fernández consideró como motivo de orgullo para toda la Nación.

La vacuna ya fue autorizada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) y aseguran que en su fase 1 y su fase 2 ha tenido resultados aceptables.

“Hay 12 estudios clínicos de vacunas alrededor del mundo. En Brasil se va a probar la que está produciendo Inglaterra en la Universidad de Oxford y en Argentina las multinacionales alemanas y estadounidense que ya han desarrollado resultados aceptables, con lo cual el Argentina junto con otros centros de todo el mundo ya estarían en condiciones de recibir la vacuna”, explicó el Jefe del Servicio de Clínica Médica del Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, Jorge Galíndez en diálogo con Radio Mitre Rosario.

De la misma manera, Galindez señaló que la vacuna “sorteó muy bien la fase de seguridad” que se probó en pacientes americanos y alemanes y ahora, entra en la fase de eficacia clínica. “Hay mucha expectativa sobre los resultados”, manifestó.

Sin embargo, no todos podrán recibir la vacuna porque será, en primero lugar, probada en personas que tienen factores de riesgo. Es decir, mayores de 65 hasta 85 años, con enfermedades preexistentes y quienes trabajen en actividades con riesgo de contagio como por ejemplo, el personal de salud.

Con respecto al procedimiento, el especialista detalló: “Aquellos que reciban las vacunas, no van a saber que lo recibieron. Cuando se llega al momento en el que uno llega al estudio, el investigador llama a un teléfono en el le contesta una computadora, esa misma le asigna al especialista un lote de vacunación que es el que va a recibir el paciente. El médico va y busca ese lote que son todas iguales, pero que lo identifica un número. Entonces, ni el médico ni el sabe si esa es la vacuna o no. A partir de ese momento hace su vida normal y luego de eso se evaluará quienes contagiaron la infección. Finalmente se abrirá la computadora y se sabrá quiénes eran los vacunados y quienes no”.

En tanto, Galindez recordó que quien quiera puede ofrecerse para probarla, pero aclaró que “la selección es bastante más compleja”. “Se busca abarcar a todos los sectores y las variables que los definen”, subrayó.