La utilidad de los puentes isométricos

Se trata de una variante de ejercicios que tonifican la parte media del cuerpo. Beneficios y consejos para implementarlos.

Por Gimena Rubolino

jueves 19 de abril, 2018

El Preparador físico y Personal trainer José Morales sostiene que un movimiento isométrico “es una contracción donde el músculo tensa sus fibras musculares pero no produce ni acortamiento ni alargamiento”. Es un tipo de ejercicio en el cual el músculo hace fuerza sin moverse.

Los puentes o planchas isométricas se llaman así porque las articulaciones del cuerpo quedan alineadas. Este tipo de ejercicios son una excelente forma de aumentar la fuerza principalmente de los músculos del core, es decir, de todo lo que se encuentra entre la cintura escapular y la cintura pélvica.

En lo que se refiere a sus beneficios, estos ejercicios mejoran la eficiencia de los movimientos, sobre todo en deportistas, haciendo que sean más coordinados, estables y con más fuerza, ya que nuestro centro de poder que es el core manda toda la fuerza a las extremidades (brazos y piernas).

“Al estar la columna firme y sólida al momento de chocarnos también evitaremos que nos desestabilicen y perdamos el equilibrio. Los puentes isométricos ayudan, asimismo, a fortalecer el vasto interno de los cuádriceps que es justamente su cara interna” explica Morales.

A nivel estético, fortalecen los abdominales, lumbares, glúteos, piernas, hombros y brazos.

Cómo realizar los puentes

Puente boca abajo: Se colocan las piernas extendidas, con los codos flexionados, alineando todo el cuerpo. Es necesario meter la cola para adentro y apretar los abdominales para no arquear la zona lumbar.

Puente lateral: De perfil, con piernas extendidas. Esta variante aumenta la dificultad ya que se lleva la fuerza de un lado. Al terminar, cambiar de lado.

Puente supino (boca arriba): Con piernas flexionadas para empezar. Pasar posteriormente con una pierna extendida y finalmente con las dos piernas extendidas sobre una superficie inestable.

Lo recomendable es realizar de 3 a 4 series por ejercicio y aguantar el tiempo que se pueda, aconseja el entrenador. La frecuencia que sugiere es de tres veces por semana.

 

 

Comentarios