RADIO MITRE ROSARIO

La revolución Podoroska: “Viene trabajando de toda la vida para este momento”, aseguró su primer entrenador

Celso Fernández, quien vio crecer a la Rusita en sus comienzos en Club Fisherton, dijo: "Era una nena muy distinta, por su velocidad, su motricidad, era muy inteligente y astuta".


Van quedando pocos adjetivos para describir el gran momento que vive Nadia Podoroska, la rosarina sensación que generó una verdadera revolución en Roland Garros. Se metió entre las cuatro mejores en su primera experiencia en el Abierto de Francia, sorprendió a sus rivales que la desconocían previamente por su temple y su fortaleza mental. Sus victorias la hicieron escalar más de 60 posiciones en el ranking WTA, pero aún quiere dar más batacazos y sueña despierta en París.

Con apenas 5 años, la Rusita empezó su camino en el tenis, convencida desde muy pequeña acerca de lo que quería lograr. En aquella época, cuando todo comenzó en el Club Fisherton, su primer entrenador fue Celso Fernández, quien en diálogo con El Puente por Radio Mitre Rosario contó sus sensaciones acerca del triunfazo contra la ucraniana Svitolina para meterse en las semis: “Realmente muy contento, emocionado, nos juntamos a ver el partido con compañeros de aquella época que participaban de las clases, así que estamos eufóricos”.

Acerca de los argumentos para entender porqué Podoroska mostró este nivel en el Grand Slam francés, dijo: “Habría que dejar de lado los lugares comunes, la respuesta obvia que tiene que ver con su resistencia mental, hay que explicarlo con el trabajo que ha hecho ahora con pandemia. Es un sueño que tiene desde chica y viene trabajando de toda la vida para este momento. Después cómo lo han vivido sus rivales, que sin conocerla no han podido trabajar una estrategia diferente”.

Ella con mucha resistencia mental, con mucho aplomo, sin aflojar mentalmente en el partido y eso no le daba lugar a sus rivales para que hagan su juego en los partidos”, continuó Fernández y agregó: “Una jugadora de ranking más alto no solo no tiene referencias, no tiene videos para ver, para la de ranking más bajo pasa todo lo contrario, ya la conoce, capaz que hasta tiene una foto de ella en su dormitorio, pero lo que espera la jugadora de un ranking mayor es que la novata en algún momento decaiga mentalmente para poder entrar por allí, eso fue lo que no pasó con Nadia, su lenguaje corporal fue el mismo todo el partido y la rival venía perdiendo y ya mostraba su disgusto”.

Se le preguntó sobre si ya en sus inicios podían evidenciar este presente de la rosarina de 23 años y su primer profe señaló: “Los que hemos estado cerca de Nadia no nos sorprende para nada este momento porque era una nena muy distinta. Hace 35 años que doy clases y en esta dirección de la escuela del Club Fisherton donde arrancó Nadia hace 26 que estoy y uno está acostumbrado a ver chicos. Su motricidad y velocidad eran realmente distintas y básicamente lo inteligente y astuta que era para competir. Empezaron siendo pequeñas competencias y después ganó torneos nacionales de edades más altas de las que ella tenía. Si iba a sobresalir no podíamos asegurarlo pero que iba a ser una jugadora profesional, era cantado”.

“Ha tenido relativa suerte en el cuadro pero con lo de hoy (por el martes) ha demostrado que está para el nivel más alto. Es cuestión que ponga toda su artillería y que le responda el físico porque lleva un acumulado de partidos muy grande. Esperemos que el cuerpo le responda porque de la cabeza está muy firme”, analizó Fernández sobre lo que le queda a Podoroska por delante en Roland Garros. Este jueves, enfrentará a la polaca Iga Swiatek por el pase a la final.

x
Paladini flotante