foto motivadora

La primera foto de Fede Bal el día que inició su tratamiento contra el cáncer

"No pude evitar ver a mi viejo", afirmó el actor que comaprtió la imagen con sus seguidores.


Solo algunas semanas pasaron desde que Federico Bal contara, a través de un video, que tiene cáncer de intestino. Por este motivo, el actor se somete al tratamiento clínico para combatir la enfermedad. Como acostumbra, compartió en su cuenta de Instagram una foto junto a un texto motivador y con la valentía que lo caracteriza.

En su primer día de sesiones de quimioterapia, el hijo de Carmen Barbieri y Santiago Bal compartió su experiencia con otro conmovedor posteo en las redes sociales. “Día 1. La máquina de rayos. Fernando, el técnico. El instituto Alexander Fleming”, describió al costado de sus fotos con barbijo dentro de las instalaciones de la clínica y junto al joven técnico que lo acompaña en su cruzada.

View this post on Instagram

Día 1. La máquina de rayos. Fernando, el técnico. El instituto Alexander Fleming. Comienzo este proceso y lo comparto con ustedes, para sacarles miedos, dudas e inquietudes. Van a ser 6 largas semanas, pero les cuento que no duele nada. Son unos 10 minutos donde la máquina gira y es como una tomografia computada. Fernando un copado que me dio confianza y tranquilidad. Mientras los rayos se aplicaban me enseñaron a visualizar como un ejército de diminutos soldados que entran por esos rayos invisibles con el objetivo de eliminar el tumor. Yo les puse rangos, caras y hasta los vi con un uniforme celeste y blanco. Y no pude evitar ver a mi viejo, desde algún lugar elevado, como dirigiendo a ese escuadrón. Estoy muy bien, confiado y con más fuerzas que nunca. Gracias por el cariño y el apoyo de siempre.

A post shared by Federico Bal (@balfederico) on

En relación a las técnicas que le dan desde el centro de salud, Fede confesó los sentimientos encontrados que le produjo ese ejercicio: “Yo a los soldados les puse rangos, caras y hasta los vi con un uniforme celeste y blanco. Y no pude evitar ver a mi viejo, desde algún lugar elevado, como dirigiendo a ese escuadrón”. Al final, Fede Bal concluyó esperanzado: “Estoy muy bien, confiado y con más fuerzas que nunca”.