La policía de Turquía investiga un método sobre la desaparición del periodista de Arabia Saudita.

Los forenses, que han reunido evidencias en el consulado saudita donde el periodista fue visto por última vez.

Redacción Rosario Nuestro

jueves 18 de octubre, 2018

La policía turca que investiga la desaparición y el presunto asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi estudia la posibilidad de que el cuerpo del reportero disidente haya sido disuelto en ácido para eliminar las pruebas del crimen, según informó este jueves Sky News en base a fuentes ligadas al equipo de forenses.

La corresponsal del medio británico señaló que la teoría apunta al uso de un “ácido químico de acción rápida“, con el que se habría disuelto las partes del cadáver de Khashoggi.

Previamente, The Washington Post reportó que el gobierno turco habría afirmado a Washington que poseía grabaciones de audio y de video que mostraban cómo Khashoggi fue “interrogado, torturado y después asesinado” en el interior del consulado, antes de que su cuerpo fuera desmembrado.

Pocas horas después del ingreso del periodista al edificio, varias camionetas partieron en dirección a la residencia del cónsul, domicilio que también ha sido inspeccionado por los forenses turcos.

Además, según el New York Times, uno de los hombres identificados por las autoridades turcas como parte del equipo sospechoso de haber perpetrado el asesinato pertenece al entorno del príncipe heredero y otros tres a los servicios de seguridad.

Un reporte del diario Sabah mostró a un funcionario entrar al consulado, más tarde fue visto en el exterior de vivienda del cónsul general saudita y luego saliendo de un hotel con una maleta de gran tamaño a su lado. Abandonó el país horas después.

El sujeto, cuyo nombre aún no fue difundido, fue visto en la comitiva de Mohamed bin Salmán en su viaje a EEUU en abril, por lo que se presume que el líder saudita está vinculado al operativo.

Periodista crítico con el poder de Riad, y que trabajó para el Washington Post, Khashoggi, de 59 años, se presentó al consulado de Arabia Saudita en Estambul para un trámite burocrático y nunca más se supo sobre él.

 

 

Comentarios