Teléfono Verde y Whatsapp

La otra pandemia: en cien días de cuarentena se recibieron más de 2.500 llamados por violencia de género en Rosario

Además, se registró un récord histórico de ingresos a centros de protección del municipio por parte de mujeres que tuvieron que irse de sus hogares o lugares donde se alojaban durante el aislamiento.


Por Ignacio Pellizzón

Más que acertada fue la decisión del área de Género de la Municipalidad de Rosario de lanzar un número de whatsapp para que víctimas de violencia de género pudieran comunicarse rápidamente y en silencio con las autoridades durante la cuarentena.

El triste éxito se debe a que, durante los meses de confinamiento, pese a las flexibilizaciones comerciales que se comenzaron a dar desde fines de mayo, los casos de violencia se incrementaron a un ritmo inédito desde el 20 de marzo, que fue cuando se anunció el Aislamiento obligatorio en todo el país.

El encierro acrecentó el temor no sólo de las cientos de miles de mujeres que deben convivir con sus agresores, sino también de vecinos, amigos y familiares que tomaron la decisión de alertar al municipio y a las autoridades en casos puntuales.

La violencia machista es un flagelo que está enquistado en la sociedad y que el aislamiento obligatorio pone en evidencia aun más. El temor a ser golpeadas brutalmente por sus convivientes o por los que podrían violar el distanciamiento impuesto por la justicia es tan alto que pareciera que no hay canal de comunicación que alcance.

Solamente durante los meses de encierro obligatorio –algo de marzo, abril y mayo-, según informaron a Rosario Nuestro desde la oficina de Violencia de Género que trabaja bajo la órbita del Ministerio Público de la Acusación (MPA) se recibieron, entre comisaría y sistema online, entre 500 y 600 denuncias por diversos temores, señalaron.

Los datos surgen de Rosario y Gran Rosario, aunque desde el MPA aclararon que no todos esos números de denuncias llegan a detenciones o medidas judiciales, porque se van evaluando las informaciones aportadas en cada denuncia y muchas no llegan a ser concretas.

Teléfono verde y Whatsapp al rojo vivo

Las cifras que proporcionó a Rosario Nuestro el área de Género municipal, que dirige Mariana Caminotti, desde el 20 de marzo hasta junio incluido, exponen la preocupante curva ascendente de alertas que realizaron las mujeres rosarinas por temor a sus vidas al Teléfono Verde (0800 444 0420) y al Whatsapp (3415-781509).

El relevamiento arroja que en cien días de cuarentena –desde el 20 de marzo al 30 de junio- se recepcionaron 2.577 llamados. En total fueron 1.401 al Teléfono Verde y 1.176 al Whatsapp, lo que demuestra que la última vía de comunicación, que se puso a disposición desde que comenzó el aislamiento obligatorio, es muy útil en tiempos de pandemia.

A su vez, en la primera quincena de julio se recibieron 185 llamados al teléfono Verde y 178 al Whatsapp.

Además, desde el inicio de la pandemia desde el equipo jurídico del Teléfono Verde se gestionaron 160 medidas de prohibición de acercamiento y 32 medidas de exclusión del hogar, mientras que en las primeras dos semanas de julio se llevaron a cabo 15 y 3, respectivamente.

Otro dato preocupante, es que desde el área de Género informaron que durante el mes de junio se registró un récord histórico de ingresos a centros de protección del municipio, es decir, mujeres que se tuvieron que ir de sus hogares o de los espacios en los que se encontraban.

La otra pandemia

La organización Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa) publicó este martes su informe con el estado de situación en Argentina con respecto a los femicidios: en los primeros seis meses del año ocurrieron 143, a razón de uno cada 29 horas, de los cuales 80 fueron perpetrados durante la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

De acuerdo con las cifras del Observatorio de Mujeres, Disidencias, Derechos de MuMaLa, el 41% de los femicidios fueron perpetrados por las parejas de las víctimas mientras que un 22% fue obra de sus ex y el 13%, de un familiar.

Lo que, es más, el 36% de los femicidios se produjo en las casas de las víctimas y el 32%, en los domicilios que compartían con sus femicidas, lo que demuestra el contexto de violencia de género anterior a las muertes.

También se registró que el 12% de los femicidios ocurridos entre el 1ro de Enero al 30 de Junio del 2020 fue perpetrado por conocidos de las víctimas mientras que apenas el 6% fue cometido por personas sin vínculo alguno.

De los 143 femicidios registrados hasta el 30 de junio, 128 fueron directos, siete fueron vinculados de niñas y mujeres, seis fueron vinculados de niños o varones, dos tuvieron como víctimas a mujeres trans o travestis, y 18 más siguen en la etapa de investigación forense.

A la cuenta de los femicidios consumados se le agrega 135 intentos registrados en todo el país, que podrían ser juzgados en grado de tentativa.

“Insistimos en la urgencia de declarar la Emergencia Nacional en violencia de Género; la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral de manera transversal y la aplicación efectiva de la Ley Micaela de capacitación obligatoria en género y violencia de género en todos los ámbitos del Estado, desde una perspectiva feminista, diverse-disidente”, expresaron desde el Observatorio de MuMaLa.

El pedido se renovó teniendo en cuenta datos como que el 20% de las víctimas de femicidios había denunciado a su femicida por violencia de género.

De las víctimas registradas hasta la fecha, el 45% tenía entre 19 y 40 años, y tras sus muertes se calcula que 177 niños, niñas y adolescentes perdieron a sus madres.