RADIO MITRE ROSARIO

La inolvidable experiencia del rosarino de la NASA narrada en primera persona tras la misión a Marte

Raúl Romero, científico radicado en California, Estados Unidos, explicó en qué consistió el lanzamiento del rovers Perserverance para analizar al planeta rojo.


El pasado jueves un instrumental científico enviado desde NASA a Marte a través de la Misión "Mars 2020" , que envió el rover Perseverance, un robot que recorrerá el suelo marciano para analizarlo a través de rayos láser y funcionará como si llevará geólogos a bordo fue noticia a nivel mundial.

Raúl Romero, ingeniero rosarino que vive en Norteamérica desde los 15 años y fue clave en la misión desde California, dialogó este viernes en El Puente por Radio Mitre Rosario para contar la histórica experiencia que tuvo en vilo al planeta.

"Arranqué como estudiante y empecé a trabajar en ingeniería de sistemas acá en los Estados Unidos. En el último tiempo me pusieron a trabajar en distintas misiones y ahora estoy como jefe de instrumentos científicos que se encuentra en el centro de NASA, California", expresó.

Con respecto a la finalidad que tuvo el robot enviado para analizar el planeta rojo, el cientificó explicó: "Esta misión tiene varios objetivos, hace 20 años que estamos mandando satélites y otras naves que han aterrizado para hacer distintas clases de experimento, una de ellas es la búsqueda de agua en algún planeta para conocer si puede existir algún tipo de vida".

Y agregó: "En 2003 hemos mandado dos y al poco tiempo descubrimos que en algún tiempo hubo lagos, mares y aguas flotantes y en 2011 enviamos un rover más grandes para tener mayor precisión para saber si había algún tipo de vida".

En ese sentido, Romero puntualizó las cuestiones que la NASA proyecta en el futuro: "Se diseñó un robot para que haga varias funciones para fabricar oxígeno y estudiar químicamente el estudio de las piedras y de los polvos para comprobar que verdaderamente hay agua. Después de eso vamos a juntar muestras en el cráter donde vamos a aterrizar que se supone que hubo un lago ahí y se van a dejar unos cilindros por todo el planeta y en 2026 va a volver otra nave para agarrar todo lo que se recolectó en todos esos años y traerlo para la Tierra".

Por último, el rosarino radicado en California aclaró que viaja seguido a Argentina para dar congresos y no se olvida de sus raíces: "Mi misión ahora es dar charlas a los más chicos de mi país, estuve en febrero de este año. Me crié en Arroyito y viví mi infancia en el club Rosario Central".