TRAGO AMARGO

La final en Perú que quisieran olvidar tanto River como Gallardo

La definición de la Libertadores contra Flamengo pasó de Santiago a Lima. En el país incaico, el Millonario tiene un recuerdo poco feliz.


Finalmente, la CONMEBOL confirmó que la final de la Copa Libertadores entre River y Flamengo cambió de sede, ya que ante la caótica situación social y política que vive Chile se decidió que no se podía disputar allí y se pasó al estadio Monumental de Lima, donde hace las veces de local Universitario y cuenta con capacidad para poco más de 80 mil espectadores. La fecha no se movió: será el 23 de noviembre.

La final de la Copa Libertadores entre River y Flamengo se jugará en Perú

No es la primera definición internacional que el Millonario disputa en Perú, aunque el antecedente es negativo tanto para el conjunto de Nuñez como para su actual entrenador, Marcelo Gallardo. El 19 de diciembre de 2003, el humilde Cienciano sorprendió al mundo del fútbol y conquistó la Copa Sudamericana ante el elenco argentino.

Tras el empate 3-3 en la ida en el Monumental, el conjunto peruano venció 1-0 a River aquella noche en el estadio Universidad Nacional San Agustín de Arequipa y por primera vez un club del país incaico conseguía un campeonato continental. Carlos Luga, a 12 minutos para el final del encuentro, anotó el gol de la consagración.

En esa oportunidad, Gallardo fue uno de los titulares que eligió el entrenador chileno Manuel Pellegrini y disputó todo el encuentro. Muy lejos de toda la gloria que ha conseguido desde que está al frente del equipo a mediados de 2014, el Muñeco sufrió en aquel encuentro una dura derrota pero el fútbol da revancha y otra vez en Perú buscará enterrar definitivamente ese feo recuerdo.

Finales de la Libertadores en Lima

Dos veces la definición del máximo torneo sudamericano pasó por Perú como sucederá el 23 de noviembre en el estadio Monumental. En los dos antecedentes en la capital incaica, el escenario fue el estadio Nacional.

El 9 de junio de 1971, Nacional de Montevideo venció a Estudiantes de La Plata 2-0 en el desempate, luego que ambos equipos triunfaran por la mínima como locales, mientras que el 6 de agosto de 1997 la final de ida entre Sporting Cristal y Cruzeiro finalizó 0-0. Una semana más tarde en Belo Horizonte, los brasileños vencieron 1-0 y se quedaron con la copa.