EL INCIERTO CASO DE ALFIE ADAMS

La extraña enfermedad de un bebé genera discordia entre dos países

En Inglaterra dicen que no hay nada más por hacer, pero sus padres quieren seguir luchando y en Italia se ofrecen a ayudar.

Redacción Rosario Nuestro

martes 24 de abril, 2018

Alfie Evans, un niño británico de 23 meses, mantiene en vilo al mundo. El bebé padece una extraña enfermedad, una patología neurológica que lo mantiene en estado vegetativo desde 2016. Médicos especialistas de Inglaterra se dieron por vencidos y este lunes lo desconectaron de la máquina que le permitía respirar, pero pasaron las horas y el niño resistió, continuó respirando por sus propios medios. Su caso es un desconcierto total, mientras sus padres desesperados buscan una solución. En contrapartida, en Italia ofrecieron ayuda.

Pese a la oposición de sus padres, en el hospital y con orden a la justicia, decidieron desconectar este lunes a Alfie Evans. Un tribunal había negado tratamientos adicionales. En comunicado, la Corte Suprema Británica como el Tribunal de Apelaciones y el Tribunal de Casación, reconocieron que se trata de un caso “desesperadamente triste”. En el escrito destacaron que “no hay esperanza” de que Evans “vaya a mejorar nunca”.

“Alfie parece un bebé normal, pero la opinión unánime de los médicos que lo han examinado y han visto los escáneres que se le han hecho es que prácticamente la totalidad de su cerebro ha sido destruido. Nadie sabe por qué“, argumentan.

El niño 9 de mayo de 2016 tiene una extraña enfermedad neurológica degenerativa y por tal motivo necesitó de asistencia respiratoria desde diciembre de 2016. Está internado en el hospital Halder Hey de Liverpool, en el centro oeste de Inglaterra. Según explican desde el centro médico mantenerlo conectado al soporte vital le causaría un sufrimiento innecesario.

Pero sus padres no se rinden. Tom Evans, de 21 años y Kate James, de 20, piden trasladar a su hijo a Roma. Italia otorgó la nacionalidad italiana al bebé en tiempo récord, con el fin de agilizar y facilitar su traslado. En Italia espera un hospital, gestionado por el Vaticano, que está dispuesto a acogerlo.

Este lunes, Mariella Enoc, directora del hospital romano y un médico anestesista arribaron al hospital con el fin de concretar una reunión con las autoridades, pero los funcionarios se negaron a recibirlos.

Cada minuto cuenta. Después de su desconexión, el joven Evans sumó más de 12 horas respirando por sus propios medios, pero de igual forma sigue en estado delicado. “Reprendí mucho en la corte por mi hijo porque sé lo que es correcto. Y mire dónde estamos ahora, mi hijo todavía está vivo después de más de 10 horas espantosas y desgarradoras para él“, escribió en Facebook su padre.

Tras la inesperada reacción del bebé, en el hospital inglés volvieron a darle agua y óxigeno. “Me sentí bendecido cuando me lo confirmaron”, expresó el padre. Y rogó para que le den un soporte vital:“Deberían respetarlo y dárselo”. Mientras tanto, en Italia se mantienen a la espera y aseguran que hay un avión listo, esperando por el traslado.

Incluso el Papa Francisco (quien recibió a los padres tiempo atrás en una audiencia privada) opinó sobre el caso y en sus redes sociales pidió por Alfie: “Conmovido por las oraciones y la amplia solidaridad en favor del pequeño Alfie Evans, renuevo mi llamamiento para que se escuche el sufrimiento de sus padres y se cumpla su deseo de intentar nuevas posibilidades de tratamiento”.

Comentarios