GANÓ 1 PARTIDO DE 16

La eterna pesadilla de Central, que aún puede ser peor


El 6 de diciembre pasado, cuando Central obtuvo el tan ansiado título tras 23 años con la Copa Argentina que le ganó a Gimnasia en la definición desde los doce pasos en Mendoza, se abría un lindo abanico de objetivos por disputar en este 2019, pero todo ello finalmente terminó siendo una pesadilla.

Para los hinchas canallas, que van al Gigante o viajan en cada posibilidad que se presenta, se convirtió en algo tedioso ver al equipo y sólo siguieron yendo por el amor a los colores, pero en ningún momento por lo que los jugadores le demostraban en la cancha ya sea bajo la conducción de Edgardo Bauza, Paulo Ferrari o Diego Cocca.

Hasta el momento, los auriazules jugaron 16 partidos en poco menos de tres meses de competencia y perdieron ocho, exactamente la mitad. Empataron siete y ganaron solamente uno (frente a Argentinos 2-0 en La Paternal).

Cuando comenzó el año, la idea era mejorar la campaña en Superliga, sumar una buena cantidad de puntos y comenzar con mayor tranquilidad la temporada 2019/20 en cuanto a los promedios. Nada de eso pasó, ya que apenas cosechó ocho unidades de 33 posibles (un triunfo, cinco empates y cinco caídas). Finalizó en el puesto 20 y conocida es la complicada situación que atravesará para tratar de zafar del descenso.

Le tocó defender el título de Copa Argentina en el primer partido de la presente edición y el equipo que dirigía el Loncho Ferrari en su debut dio pena frente al humilde Sol de Mayo de Viedma. Perdía 2-0, tuvo un atisbo de reacción y lo igualó 2-2 en un abrir y cerrar de ojos. En los penales, no pudo sostener la racha que lo consagró el año anterior y quedó eliminado rápidamente. 

En marzo llegó el momento de disputar una nueva Copa Libertadores y Central fue competitivo únicamente en su estreno contra Gremio en el Gigante cuando empató 1-1. De forma increíble perdió sobre la hora en Chile ante Universidad Católica cuando parecía que se llevaba un punto pese a haber jugado mal. Ya con suplentes, en el ciclo Cocca, perdió frente a Libertad en Asunción y contra el Tricolor en Porto Alegre dejando una imagen pobrísima.

Las chances de pasar a octavos de final son únicamente matemáticas pero no reales y en los últimos dos compromisos en el certamen internacional contra Católica y Libertad como local, a lo sumo podrá aspirar a quedar en la tercera ubicación del grupo H para clasificar a la Sudamericana.

Otros tres encuentros, de mínima, le quedan al Canalla hasta que termine la temporada: el ida y vuelta contra Aldosivi por la Copa de la Superliga (si avanza enfrentará a River) y la Supercopa frene a Boca del 2 de mayo en Mendoza, la única posibilidad que podría emparchar un poco este pésimo andar en la primera mitad de 2019 si se queda con el título.

x
Paladini flotante