CRISIS ECONÓMICA

La demanda de menús ejecutivos cayó hasta un 40% en la última semana

Desde distintos bares clásicos aseguraron a Rosario Nuestro que la situación es “muy grave”.

Por Ignacio Pellizzón

martes 4 de septiembre, 2018

Los bares más clásicos del microcentro de Rosario se llenaron el jueves de la semana pasada al mediodía, pero no para consumir el habitual menú ejecutivo, sino para para seguir el minuto a minuto de la disparada del dólar que alcanzó los 41 pesos. La crisis económica de a poco va contaminando todos los sectores de la ciudad. La fuerte suba del dólar, que repercute en un aumento de la inflación con incrementos en los precios y la nafta, también llegó a los bares más conocidos de Rosario que ofrecen el clásico menú ejecutivo.

Uno de los más conocidos es el bar Caprese, que se ubica en la esquina de Corrientes y Santa Fe. Según contaron a Rosario Nuestro la situación es “muy grave”. “El fin de semana pasado notamos una caída en el consumo de los menús de hasta el 40%”.

Si bien el golpe económico lo vienen sufriendo desde hace varios meses, “desde el jueves pasado se incrementó mucho” el desplome en el consumo. “Las personas están recurriendo a todo tipo de alternativas para lograr ahorrar”, explicaron.

Los precios “hasta el momento los sostenemos, aunque se reduzca la rentabilidad” afirmaron, pero la incertidumbre de cara al futuro no asegura que tengan que remarcar los precios en los distintos platos clásicos que el bar suele ofrecer.

Desde Gordon (Corrientes 827) tampoco están atravesando un buen momento y sienten con fuerza la crisis económica a raíz de la caída de uno de los momentos más fuertes del día: el almuerzo.

“Notamos una caída en el consumo del menú ejecutivo muy fuerte, por lo menos desde hace un mes”, afirmaron a este medio. Es notorio pasar por la puerta del local y notar que antes las personas solían esperar fuera del negocio hasta que se desocupe una mesa. Hoy no hay filas.

Lo mismo sucede en el bar Entrevero de calle Rioja 1501. “Las personas se amontonaban para almorzar y ahora no hay nadie”, contaron. “La situación la estamos padeciendo desde hace dos años, pero con la escalada del dólar de la semana pasada la caída aumentó más de un 40%”, detallaron.

El fin de semana pasado fue “muy duro”, porque la divisa estadounidense se disparó y “los clientes optaron por resguardarse y tratar de no gastar”. No sólo cayeron los menús ejecutivos, sino también “los delivery de la zona” que se suelen pedir en distintas oficinas del microcentro de Rosario a la hora del almuerzo.

Así mismo, los precios “intentamos mantenerlos, porque sino empeora la situación más de lo que está”, pero la realidad es que con la remarcación en los precios de productos de primera necesidad para elaborar los típicos platos conllevará a una inexorable remarcación del menú, “porque será imposible de mantener”, confiaron.

Los menús ejecutivos en el microcentro de la ciudad oscilan entre los 160 y 180 pesos. Históricamente fueron una de las herramientas gastronómicas más potentes para fortalecer el consumo en un horario clave, por ser una opción muy económica y dinámica.

La mayoría de los trabajadores del centro de la ciudad cuentan con no más de una hora para poder almorzar. El fuerte del menú ejecutivo está en tenerlo a un bajo precios ofreciendo plato principal, bebida y postre con dos o tres opciones de comida, de modo que el recambio de clientes sea continuo entre las 12 y las 15 horas.

La crisis económica que atraviesa el país, está generando que esa fortaleza de los bares esté cayendo en picada. Los clásicos menús son un termómetro para los locales gastronómicos, que detectan que la baja en el consumo, sobre todo con la última corrida del dólar, está inquietando demasiado.

Comentarios