Jornada de limpieza en el Paraná

“El 70% de lo recolectado son plásticos”

Organizaciones medioambientalistas organizaron un encuentro para limpiar la zona del río. En una tarde, juntaron más de mil kilos de basura.

Redacción Rosario Nuestro

viernes 17 de noviembre, 2017

La jornada de limpieza del Paraná “1 Día + Río – Basura” reunió a más de 100 voluntarios, que durante todo un día realizaron tareas de concientización a lo largo de la costanera del Río Paraná y recolectaron residuos de ambas márgenes. Las organizaciones medioambientalistas difundieron las conclusiones y encendieron la alarma: se juntaron más de 1000 kilos de residuos. Y un 70% de ese total son plásticos, material que demora cientos de años en degradarse y no es reincorporado a los ciclos naturales.

La jornada de limpieza fue el domingo 12 de noviembre y fue impulsada por 16 organizaciones e instituciones de la ciudad, que se unieron en pos de visibilizar la problemática que representan los residuos en nuestra ciudad y su impacto, particularmente en los humedales. “Es urgente que las empresas se responsabilicen por los impactos ambientales de sus productos y se desarrollen políticas públicas que pongan un fuerte énfasis en la reducción de descartables y en el mayor uso de envases reutilizables”, señaló, a través de un comunicado, el conjunto de organizaciones a cargo de la actividad.

Ese domingo, la actividad convocada se dividió en dos partes: durante la mañana se visitaron 15 guarderías, clubes náuticos y algunos puntos característicos de la ciudad, como La Florida y La Fluvial. Allí, se repartieron bolsas de residuos para que aquellos que salieran al río traigan su propia basura y algo más de la que fueran encontrando. Los voluntarios, además, aprovecharon para explicar el sentido de la actividad y la problemática a quienes disfrutaban del día.

La tarde se ocupó en realizar acciones concretas de limpieza en los alrededores del Acuario del Río Paraná y se recolectaron las bolsas traídas por quienes se sumaron a la campaña. También se recorrió la reserva privada y la playa de Baigorria, la zona de islas de enfrente, El Saco, Costa Alta, El Espinillo, entre otros. Se estima que se juntaron más de 1000 kilogramos de residuos, todos acumulados , tal como señala el comunicado, por “las prácticas desaprensivas de cada ciudadano, por la gestión inadecuada de los residuos, y, principalmente, la producción y consumo indiscriminado de envases descartables”.

De los residuos recolectados, una muestra representativa fue analizada para su caracterización. Los resultados preliminares son alarmantes: alrededor del 70% son plásticos, un material que demora cientos de años en degradarse, por lo que no es reincorporado a los ciclos naturales. “Estos plásticos, cuando llegan a las corrientes de agua, tienen un gran impacto en los animales que allí habitan, que en muchos casos los confunden con comida y los ingieren. Y así, no sólo perjudican la fauna, sino que también ingresan a la cadena trófica y pueden llegar hasta nuestros platos”, explicaron las organizaciones locales.

En el análisis realizado las botellas de bebidas representaron un 23% de los residuos encontrados, convirtiendo a este producto, pensado desde su concepción para ser descartado tras un único uso, en el residuo más importante en el total recolectado. Le siguieron en similar proporción las bolsas y envoltorios plásticos.

Comentarios