CORONAVIRUS

Javkin admitió que "hay que tomar medidas", pero se esperanzó con vacunar a la población de riesgo

El intendente se refirió a la situación epidemiológica de Rosario. Reconoció que hay más jóvenes internados, aunque confía en la llegada de nuevas dosis para inmunizar a la población.


El intendente, Pablo Javkin, reconoció este martes que "hay que tomar medidas, sin dudas" en relación a la situación epidemiológica en Rosario, que experimenta un ascenso de casos de coronavirus en el marco de la ya instalada segunda ola de la enfermedad. De todos modos, afirmó que, si llegan las dosis que deben arribar en los próximos días, se podría "cubrir la población de riesgo entre abril y mayo".

En el marco de la presentación de una nueva bicicenda, Javkin reveló que durante la mañana mantuvo una reunión con el gobernador Omar Perotti, la ministra de Salud, Sonia Martorano y el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana. Además, afirmó que el miércoles habrá un nuevo encuentro entre Perotti con intendentes de todo el territorio santafesino. En ese sentido, explicó que las autoridades prestan especial atención a dos niveles para tomar decisiones, que están emparentados: la ocupación de camas y la necesidad o no de tomar medidas restrictivas basadas en esa cifra.

"Esto es día adía, pero sabiendo que estamos en plena segunda ola", aseveró, aunque mostró cierto grado de optimismo: "Tenemos un horizonte distinto al del año pasado. Hoy (por el martes) están llegando vacunas y van a llegar más, según confirmó Nación, Sputnik y, el fin de semana, otras más desde China. Eso nos permitiría a nosotros cubrir la población de riesgo entre abril y mayo". 

Sobre ese punto remarcó que "la ciudad hoy tiene 160.300 personas vacunadas. Con esta cantidad de dosis (las que arribarían en los próximos días), no es inimaginable pensar que llegaríamos a mayo arriba de las 200 mil personas, con porcentaje del 70 u 80% de pacientes de riesgo".

Por otra parte, Javkin puso el foco en el alto porcentaje de internación de personas jóvenes, una problemática presente en la segunda ola, repetida hasta el cansancio por la ministra de Salud, Sonia Martorano."Mucha gente joven que antes no tenía afecciones graves hoy está internada. Obviamente una persona joven tiene una ventaja en términos de letalidad, que es menor, pero también una desventaja, que es que la ocupación de camas se extiende por más tiempo".

"Nuestro problema hoy está en las camas críticas, de terapia", reconoció el jefe comunal y añadió que las posibles restricciones tratan de tomarse a partir del equilibrio entre "salud, trabajo y economía". En esa línea, reconoció que hay que ver "qué actividades, sobre todo en términos masivos y sociales, van generando algún riego, que evidentemente va a implicar tomar medidas".

En tanto, consideró que las clases presenciales "deberían ser lo último" en suspenderse, pero reconoció que implican un alto movimiento de personas "como cualquier actividad. "Todo lo que hacemos con protocolo genera menos problemas que lo que hacemos sin protocolo", subrayó y lanzó: "Sin dudas hay que tomar medidas, estamos arriba del 90% de ocupación de camas".

Por último, señaló que, "de acuerdo a los testimonios de los propios contagiados el 70% de los contagios surge en reuniones familiares y sociales, pero también uno (el municipio) tiene que restringir los niveles de circulación".

 

x
Paladini flotante