POLÉMICA

Jarra en los bares: gastronómicos piden que el derecho al agua no solo se garantice a los comensales


Después de que se ponga en cuestionamiento a los bares de Rosario sobre el acatamiento de la ordenanza vigente en la que se garantiza 250cc de agua gratuita a los comensales, gastronómicos afirmaron que cumplen con las reglas pero plantearon que el «derecho al agua» debe ser más amplio.

Alejandro Pastore, titular del Paseo Pellegrini, habló en Radio Mitre Rosario al respecto: «Es una ordenanza que tiene cuatro años de vigencia. El planteo nuestro que la ordenanza sí se cumple, que por supuesto debe atravesar un cambio cultural por parte de la población que lo internalice como derecho, pero de ninguna manera estamos en contra de cumplimentar lo que está reglado. Más allá de la valoración que hagamos puntualmente sobre la misma».

«Siempre fue un uso y costumbre, con la cafetería se agregaba la soda o el agua y todavía se sigue haciendo. Aquellos que querían pedir un vaso de agua lo podían pedir, como un transeúnte o un chico en situación de calle. En realidad la costumbre de dar agua es tan básico como eso, entregarlo cuando alguien lo pide. Puntualmente en este caso habla de una obligatoriedad, de entregar como mínimo 25occ. En ese sentido es que se debe incorporar a la carta una leyenda que así lo establezca para que el cliente lo sepa», agregó sobre el tema, manifestando en más de una ocasión su posición a favor de la ordenanza.

Además, garantizó que ahora no debe tener cuestionamientos: «Me parece que las ordenanzas se pueden debatir antes de que sancionan, luego de que ya lo están lo que se debe hacer es cumplirlas y nosotros no tenemos la más mínima duda de hacerlo».

En diálogo con Mitre Rosario, el titular del Paseo Pellegrini dejó en claro que debido a la situación del país la ve como una disposición acertada: «Hay que aggiornarse a las condiciones actuales de la economía, por eso nos puede parecer una herramienta como para que alguien le motive venir a un bar incluso».

Sin embargo, aclaró qué es lo que cuestionan desde el sector gastronómico: «Tal vez el enfoque de hablar del derecho al agua y circunscribirlo al solo factor de plantear los 250cc para aquellos que son comensales de un bar, y no plantearlo en términos de acceso al agua potable o a las cloacas, da la sensación de que el marco conceptual es amplio y el resultado final en términos legislativos parece muy poco».