Maltrato infantil

Jardín Tribilín: habló el padre que puso el grabador en la mochila de su hija y descubrió los maltratos

Fue la prueba clave. Gracias a ese audio, condenaron a la directora, dos maestras y dos auxiliares.

Redacción Rosario Nuestro

martes 6 de noviembre, 2018

La directora, dos maestras y dos auxiliares del jardín de infantes Tribilín de San Isidro fueron condenadas -entre los 4 años y medio de prisión a los 7 años y medio- por “abandono de persona agravado, amenazas y lesiones”. Todo, gracias a que un papá puso un grabador en la mochila de su hija y dio a conocer los maltratos que los nenes sufrían.

Sucedió en febrero de 2013. “Mi hija tenía un año y medio. Para nosotros era una guardería, un materno infantil. Mi señora la veía poco estimulada y decidió mandarla (además) a un jardín rodante, una especie de colonia de verano. Cuando habló con la maestra que lo organizaba, le contó que venía del jardín Tribilín y esta chica se sorprendió y le dijo que ella había trabajado ahí hacía cinco años y se había ido porque vio cosas que no le gustaron y que a los chicos no se los trataba bien”, arranca Diego Hernayes en diálogo con radio Mitre.

“Mi mujer volvió angustiada, queriendo cambiarla de jardín. Yo quise poner paños fríos y, antes de cambiarla, saber qué pasaba ahí. Decidimos poner un iPod en la mochila de mi hija y escuchar qué pasaba cuando nosotros la dejábamos en el jardín y se cerraban las puertas”, continuó el hombre.

En ese momento, Diego se dedicaba a hacer aplicaciones móviles, por lo que estaba cercano a la tecnología. El dispositivo que puso en la mochila era de la nena, ella lo usaba para jugar. Es como un teléfono chiquito, que sirve para escuchar música, sacar fotos, filmar videos y bajar aplicaciones. También tiene una opción de “notas de voz”, que fue la que usaron para registrar la terrible escena.

“Esa tarde vuelvo del trabajo, escucho el iPod y nos sorprendemos con lo que escuchamos. Tuvimos suerte que quedó la mochila en medio de la conversación de estas cinco delincuentes. Fue la prueba clave. El audio fue clave para unir todas las puntas”, sigue Hernayes en la entrevista radial.

Las más de cinco horas de grabación que se dieron a conocer dejan al descubierto el maltrato que recibían los chicos y los castigos a los que eran sometidos. “¿Podés sacar el cuaderno en vez de ponerte a boludear? Dejá de gritar, callate. ¿Querés ir a la pileta?”, se escucha, siempre con llantos de fondo, en un audio en el que se hace referencia a “la pileta”, uno de los castigos que les imponían a los niños.

Hay otros diálogos en los que los asustan con las consecuencias de contarles a sus papás lo que les hacían: “Callate, callate. Guay que vayas a decir cualquier huevada a tu casa. ¿Escuchaste?”.

Durante la hora de la comida, los chicos también vivían un infierno. “Comé vos. Abrí la boquita. Guay que vomites”, le gritan a una nena. “Decime por qué vomitaste. ¿Por qué vomitaste, pendeja de mierda? Por tu bien que hayas tragado, mogólica”, se escucha a una maestra. “¿Estás loca, nena? Tragate lo que te puse en la boca porque vos ya me cansaste”, es otra de las frases.

“Cuando la escuchamos, lo que hicimos con mi mujer fue quedarnos hasta las cuatro de la mañana haciendo una desgrabación, que es anotar en una planilla todo lo que decían las maestras. Con los nombre de ellas y de los chicos. Al día siguiente era feriado, hablé con un amigo abogado penalista y le conté”, continúa Hernayes.

“El viernes 1º de febrero, primer día hábil, me fui a la puerta del jardín a hablar con todos los papás. Les di una copia de la desgrabación, con mis datos y con un link a una nube para que puedan descargar el audio. Algunos me creían, otros no. Ya había papás y mamás que sus hijos les habían contado de maltrato y no los habían escuchado. Yo me enojé con esos padres”, señala Diego.

“Ese día, intenté otra vez meter la mochila con el iPod. Por supuesto, sin mi hija. Puse una excusa e intento entrar al jardín, pero no me dejaron entrar. Después fui a la fiscalía con el audio, a hacer la denuncia”, continúa.

“A los chicos, más allá de amenazarlos, les pegaban. Algo que escuché esa noche y no le di importancia fue la amenaza con el agua. Les metían la cabeza abajo del agua. Con el audio se empiezan a atar todas las puntas, porque no se entendía por qué los chicos lloraban cuando los bañaban”, agrega este padre.

“El jardín funcionaba, en aquel momento, desde hacía quince años. Hay una maestra que se escucha con más saña, que es Yanina Gogonza, que es la que está todo el tiempo maltratando a los chicos. Por eso, la condena no es igual para todas. Las dos dueñas, directora y vicedirectora, no pueden decir que no sabían. Ellas trabajaban ahí. Por eso están condenadas”, agrega Hernayes.

“Es la primera vez que hay una condena de este tipo por maltrato infantil”, concluye el padre. Ese dato fue confirmado a Clarín por el abogado querellante, Sergio Arenas: “Es algo inédito. Es la primera condena que yo tenga memoria, o un registro, de una sanción de estas características”.

FUENTE: DIARIO CLARÍN

Comentarios