aumenta la crisis

Guaidó convoca a una manifestación por el apagón que paraliza a Venezuela

El líder opositor convocó el martes a manifestaciones en toda Venezuela, que ingresa en el quinto día del peor apagón de su historia con una población desesperada a medida que se agotan el agua y la comida.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 11 de marzo, 2019

“Mañana, a las tres de la tarde (19H00 GMT), toda Venezuela a las calles”, dijo el opositor de 35 años, reconocido por más de 50 países como mandatario interino de Venezuela, al presidir una “sesión de emergencia” en el Parlamento de mayoría opositora.

Guaidó pidió al Congreso que declare “alarma nacional” al asegurar que la “catástrofe” cobra la vida de “decenas” de personas ante los problemas que enfrentan los hospitales para atender las urgencias, además de la escasez del agua, daños a los alimentos y las comunicaciones y el transporte interrumpidos o inestables.

“No hay normalidad en Venezuela y nosotros no vamos a permitir que se normalice la tragedia (…), por eso el decreto”, dijo, al responsabilizar a “la corrupción e impericia del régimen”.

En el decreto, Guaidó pidió “cooperación internacional” para superar la crisis y a los militares “abstenerse de impedir u obstaculizar” las protestas por los apagones.

Hasta ahora se desconoce el alcance y las posibilidades de aplicación de la “alarma nacional”, en un país donde Maduro tiene el apoyo de la Fuerza Armada y el control de prácticamente todas las instituciones.

El gobierno extendió la suspensión de actividades laborales y escolares, que había ordenado la tarde del pasado jueves cuando comenzó el corte eléctrico, el peor en este país de 30 millones de habitantes que afecta a la capital y 22 de los 23 estados.

El servicio se ha restablecido por lapsos en algunas zonas, pero la crisis sigue. En la madrugada del lunes, una estación eléctrica estalló en Caracas por causas desconocidas, aumentando la conmoción en un sector donde el domingo hubo saqueos.

Ana Ruiz, de 35 años, teme que el pollo que tiene en la nevera se pudra, “una gran pena” -dijo- en un país que sufre por falta de alimentos y medicinas, y una voraz hiperinflación.

Muchas casas tienen tanques de agua porque siempre hay racionamiento en Venezuela, pero las bombas no funcionan sin energía. Un multitud forcejeaba con militares que le impedían cargar agua que fluía de una pared al costado del contaminado Río Guaire, en Caracas. Muchos hacen cola en tomas de agua al pie del cerro Ávila.

Ante la prolongación de la crisis, el gobierno prometió comenzar este lunes a distribuir alimentos y agua potable en sectores populares, pero hasta ahora no hay evidencia de que comezará.

“Situación explosiva”

Los generadores de energía de los hospitales se concentran en las salas de emergencia. La ONG Codevida sostiene que 15 enfermos renales murieron por falta de diálisis, y Guaidó sostiene que otros 17 han muerto en hospitales. Pero el gobierno niega que haya fallecidos.

Muchos negocios están cerrados y es poco lo que se puede comprar. Hace meses los venezolanos sufren la falta de dinero en efectivo y hasta la más pequeña compra se realiza por transferencia electrónica, pero sin energía los datáfonos no funcionan.

Muchos están vendiendo agua, carne, gasolina y hasta hielo en dólares. Con un éxodo de 2,7 millones de venezolanos desde 2015 según la ONU, la incomunicación también es angustiante.

Al caer la noche, con las calles en penumbra, surge el terror a la delincuencia en un país con altos índices de violencia.

Hay poco transporte y largas filas se forman en las estaciones de servicio, que no pueden abastecer por la falta de luz.

“Preocupa que Venezuela esté entrando en una fase de colapso total porque el país tiene una situación explosiva”, aseguró a AFP el politólogo Luis Salamanca.

En el aeropuerto internacional de Maiquetía también hay caos. Las autoridades registran manualmente el ingreso y salida de viajeros. “No hay luz, no hay sistema, no hay rayos X y te revisan y revuelven las maletas con las manos, como les da la gana”, aseguró Jessica Cuervo, 37 años, quien llegó de Miami.

Nueva etapa del deterioro

Maduro sostiene que el apagón fue ocasionado por “un ataque cibernético electromagnético” dirigido por Estados Unidos contra la hidroeléctrica de Guri, en el estado Bolívar (sur), la principal de Venezuela y segunda de América Latina, después de Itaipú (Brasil-Paraguay).

El presidente afirmó que tras haber logrado buena parte de la reconexión hubo nuevos ataques y se avanza “lentamente para que el sistema de recuperación” del servicio “ahora sí sea estable”.

“Es un alivio (que vuelva la luz), pero se va a volver a ir. Este gobierno lo que ha hecho es destrozar el sistema eléctrico”, dijo a AFP Ludwig Laborda, de 30 años, quien trabaja en marketing digital.

Pero Guaidó asegura que la falla se debió a un incendio de vegetación que afectó las torres de transmisión de la hidroeléctrica, por falta de mantenimiento e inversiones y por la corrupción.

Para el analista Luis Vicente León, “este episodio” es el inicio de una nueva dimensión de deterioro”, que traerá “radicalización de las partes, agudización de sanciones y protestas”.

Comentarios