RADIO MITRE ROSARIO

Fuga de la cárcel de Piñero: “Hay un negocio muy grande adentro”, aseguró el secretario de Asuntos Penitenciarios

Walter Gálvez, titular del servicio penitenciario en la provincia, señaló: "La calificación del personal es algo en lo que uno tiene que poner el ojo”.

Carcel de Piñero
Franco Trovato Fuoco

La fuga de dos presos de la cárcel de Piñero, de los cuales uno fue recapturado este miércoles, fue una de las noticias de la semana y aún traerá más coletazos porque este jueves será la audiencia imputativa para los diez agentes del servicio penitenciario que quedaron detenidos y hay cinco más que pasarían a disponibilidad. Entre los que se había escapado estaba Carlos D'Angelo, autor del asesinato de Edgardo Giménez, comerciante del Palacio de la Porcelana en 2014, a quien atraparon nuevamente en las últimas horas. Por este hecho está cumpliendo una pena de 23 años de prisión efectiva.

En diálogo con El Puente de Radio Mitre Rosario, el secretario de Asuntos Penitenciarios de Santa Fe, Walter Gálvez, que lleva poco más de un año en el cargo, respondió si en ese tiempo notó "cosas raras" dentro de los penales: "Si, totalmente, por supuesto". Luego, se explayó: “No es una fábrica donde se generan limones, estamos hablando de 7.000 internos detenidos procesados y condenados, con lo cual cometieron un delito o están siendo juzgados por un delito. A eso se agrega que el recurso humano con el que se cuenta no es el calificado que uno pretendería. Hay cuestiones estructurales que evidentemente han fallado y siguen fallando. La calificación del personal es algo en lo que uno tiene que poner el ojo”.

A su vez, realizó una reflexión y comparó el momento actual de las cárceles con el de hace casi dos décadas: “Hoy la sociedad no es la misma que hace 15 o 20 años atrás, las adicciones han hecho estragos, la población penal es muy joven, sin ningún tipo de código. Y eso hace que sea un coctel que no es fácil desentrañar. Cuando uno ve que entran cinco porros en una caja de masitas, bueno, pero cuando uno detecta a un agente penitenciario o un familiar que entra un pan de marihuana, ahí ves que hay un negocio muy grande adentro”.

Puntualmente sobre la fuga, admitió: “Lo que menos uno pensaba es que podían salir de la manera que salieron”. Al mismo tiempo, explicó: “Piñero tiene 2.100 internos, unos 600 o 700 presos de exceso. El 90 por ciento de la estructura del servicio penitenciario es gente honesta, que tiene familia, pero lamentablemente hay un porcentaje que va a hacer negocios y nosotros somos estrictos. Esto duele y mucho hacia adentro”.

Lo que ocurrió es absolutamente injustificable. La Justicia actuará, quedarán detenidos los que tengan que quedar detenidos, se sumariará y se pasará a disponibilidad a los que correspondan y seguiremos adelante, pero es muy triste”, continuó el titular de los servicios penitenciarios de la provincia y añadió: “Sé que hay agentes que están muy complicados”.

Sobre cómo son los controles previos a ingresar y al momento de retirarse de la cárcel de Piñero, Gálvez detalló: “Cada vez que entro y salgo a Piñero tengo que abrir el baúl, muestro, y salgo con el vehículo oficial. Si no se hizo, por qué no se hizo. El gobernador de la provincia cuando ingresó para inaugurar el hospital penitenciario con el presidente y el ministro de Gobierno, hace 20 días atrás, ocurrió exactamente lo mismo. Hay algo más, nosotros entregamos los discos rígidos, ofrecimos todo lo que está a nuestro alcance para que la Justicia investigue”.

x
Paladini flotante