sigue la polémica

Fuerte oposición a la restricción de actividades: afirman que afecta “libertades básicas y no tiene aval científico”

Desde el sábado rige la restricción para que toda actividad termine a las 19.30, por lo que comenzaron a llover críticas al gobierno de Omar Perotti desde distintos sectores.


Las restricciones a las actividades dispuestas por el gobernador Omar Perotti en Rosario para frenar la curva de contagios de coronavirus generó la oposición de diversos sectores del arco político local.  En ese sentido, la concejala de Juntos por el Cambio, Germana Figueroa Casas, afirmó que "la medida, además de afectar libertades básicas, no tiene lógica para lo que se pretende lograr ni aval científico".

Por otra parte, Figuerosa Casas consideró que "acumular el cierre de casi todas las actividades a las 19.30 recargará ese horario con la salida de todos los trabajadores y profesionales, con aglomeración de gente, tanto peatones como transporte urbano" y preguntó: "¿Uno no se contagia en un bar o restaurante al mediodía pero sí a la noche? ¿es el horario en el que el virus contagia?”.

“Los científicos afirman que al aire libre hay menos incidencia de contagios, ¿por qué restringir una caminata nocturna -que es necesaria para la salud-?”, remarcó la edila sobre otra actividad limitada y además se refirió a la inseguridad en Rosario: "Las calles vacías y la policía controlando el decreto, dejamos solos a los pocos trabajadores nocturnos que van a seguir: cadetes, empleados de farmacia, de la salud, cocineros y trabajadores de restaurantes de 'take away'”.

Sobre el mejoramiento del sistema de salud, que era uno de los argumentos principales al comienzo de la cuarentena, Figueroa Casas dijo que “en el decreto se afirma que la situación no afecta a que se mantenga suficiente y adecuada la capacidad de respuesta del sistema, ¿entonces por qué esta medida de restricción horaria en lugar de concentrarse en testear y reforzar el 0800 colapsado?”.

Por último, añadió que “hay que tener en cuenta que aunque se habla de 15 días, esto viene de hace rato, se siente el agotamiento de la población, la mayoría  ha hecho grandes sacrificios y necesita apoyo y no más restricciones sin debido fundamento”. Al mismo tiempo afirmó que “hay personas que la única manera que tenían de ver a sus afectos no convivientes era en un restaurante y a la noche y ahora ni esa posibilidad tendrán” y concluyó: “Los esfuerzos deben volcarse a educar en la prevención y a controlar que se cumplan los protocolos y al cuidado de los grupos de riesgo, no a obligar a todos, sin distinción, a quedarse en su casa con las consecuencias económicas y psicológicas que esto implica”.