solo y asustado en un galpón

Fueron de excursión y se olvidaron a un nene de cuatro años en un colectivo

El chico se quedó dormido en el micro que los trasladaba y al llegar al jardín de infantes notaron que no estaba. Su madre hizo la denuncia policial. Desde el Ministerio admitieron que fue "un grave error".


Un chico de 4 años quedó solo y dormido en un colectivo que los trasladaba desde la Granja de la Infancia después de haber realizado un paseo con su jardín de infantes. Las maestras del establecimiento se retiraron del lugar y no notaron la ausencia del menor el cual se quedó solo y asustado en el galpón donde guardaban el vehículo.

Ante el reclamo de los padres y una posterior denuncia, las autoridades y docentes del jardín culparon a la familia del menor y denunciaron que estos ocasionaron disturbios. El pequeño apareció en el galpón donde habían guardado el colectivo que los transportaba.

El Jardín de Infantes, ubicado en Dean Funes al 3700, había realizado una visita al predio municipal con tres cursos. Por cada comisión iban una maestra y dos madres, y además estaba la directora. Sin embargo ninguna se percató que el nene no volvió al jardín junto a sus compañeros.

“Lo fui a buscar al jardín y no estaba, las maestras ahí se dieron cuenta y empezaron a llamar a la Granja y al colectivero”, relató Sofía, la madre del chiquito, a Radio 2. Fue el chófer el que se percató que “Nato”, como apodan al chico, se había quedado dormido en el micro que para entonces ya había sido guardado en un galpón en Oroño y Segui.

“Nato me contó que al despertar y no saber dónde estaba, se angustió mucho. Me lo trajeron media hora después en un taxi”, relató la madre y agregó que encima la directora quería hacerle firmar un acta para desligar a la institución del hecho, por lo que ella se negó.

“Fui a la comisaría 18° a hacer la denuncia y me dijeron que las maestras ya habían llamado diciendo que yo me olvidé al chico, que llegué tarde y que causé disturbios”, se indignó Sofía, que también presentó una queja en el Ministerio de Educación. “Me respondieron que solo le pueden tirar las orejas a los directivos”, apuntó.