OPINIÓN

Frente a frente

Por Andrés Cánepa.

Por

lunes 6 de mayo, 2019

Pasaron las elecciones y a una semana de tener los resultados podemos sentarnos en frío a ver algunos números que nos permitan prever lo que serán las generales del 16 de junio. Muchas opiniones son contradictorias a la hora de pensar la provincia y Rosario. Miradas sesgadas para una misma realidad.

Los dos candidatos más votados fueron Antonio Bonfatti y Roberto Sukerman. En el kilo por kilo se llevaron la mayor cantidad de votos en las primarias en sus respectivas categorías. Sin embargo, sus frentes resultaron perdedores en elecciones cruzadas: el peronismo unido venció al frente en la provincia, mientras que en la ciudad sucedió totalmente lo contrario.

Sin embargo, analizando las perspectivas de cada candidato, vemos en la opinión pública distintas aristas que no concuerdan. La polarización entre Bonfatti y Perotti es real, y se lo va a llevar el que llegue mejor parado de cara a las generales, y en Rosario, con los resultados, sucederá algo similar. No descarten a Sukerman peleando voto a voto por quedarse con la conducción del Palacio de los Leones.

Y hay argumentos: en Rosario el peronismo provincial cosechó un 36 por ciento de los votos, mientras que Sukerman tuvo un total de 23 puntos. Eso quiere decir que muchos se volcaron a una interna atractiva entre Javkin e Irizar, o tal vez eligieron a Juan Monteverde como un preferido, pero en la categoría a gobernador eligieron a un peronista. Y es ahí donde tiene el lago para ir a pescar el actual concejal. Votos útiles de Monteverde, convencer aún más a la clase media y poder dar el batacazo.

Lógico, Pablo Javkin es el favorito. Consiguió 19 puntos él solo y su rival en las Paso tuvo 17 por ciento del total de electores rosarinos. De todas maneras, esto no es matemática y se puede barajar y dar de nuevo. No podemos pensar que se sumarán derecho esos votos de la candidata socialista, y si miramos con retrospectiva vemos que Irizar a Javkin no le descontó un solo voto, sino que le comió parte del electorado a Cambiemos.

Javkin, además, es seductor de un voto que se quedó con Jorge Boasso en estas primarias y es por eso que también tiene con qué para pensar una victoria en 40 días. Por eso también se coloca como el principal candidato a suceder a Mónica Fein.

Cambiemos en este esquema va a jugar un papel fundamental. Macri necesita crecer en el interior mientras apaga incendios en la Casa Rosada. Y si se viene una campaña fuerte para Roy López Molina debería crecer de cara a junio. Y ahí se nos arma el lío. Por eso hacer futurismo en política es un error.

Yendo al plano provincial, Bonfatti fue el más votado pero el peronismo unido entre Perotti y Bielsa lo superaron en casi 200 mil votos. Y eso es un montón a la hora de pensar en una remontada histórica. La polarización puede ayudarlo al ex gobernador, sin embargo Bielsa ya mostró su apoyo al rafaelino y una y otra vez esta semana criticó al socialismo que quiere quedarse con una porción grande de su electorado.

Corral se quedó con 18 puntos del total de votantes y eso hace que quede casi descartado para gobernar desde el próximo 10 de diciembre. Pero el macrismo también necesita una foto y no quiere quedar tercero. ¿Bajará con el aparato? Claro está que no es momento de pegarse a la marca y hoy por hoy podemos decir que lo que hace dos años potenció a los candidatos hoy se convirtió en una mochila de plomo.

López Molina y Corral no han hecho malas campañas desde lo discursivo, admitieron errores del gobierno nacional e insistieron con hablar de Rosario y la Provincia. Pero no se explica su caída en el caudal de votos más que por el sector político al que pertenecen.

La visión sesgada, de la que hablamos más arriba, es que muchos analistas internos de los frentes piensan cosas distintas ante situaciones similares. Lo descartan a Sukerman y hablan de techo, cuando aún no lo sabemos, y vaticinan una elección pareja entre Bonfatti y Perotti, cuando en realidad hoy no hay argumentos para imaginarlo siguiendo esa misma línea de pensamiento.

Ya comenzaron las campañas por lo bajo, y seguirán apareciendo especulaciones pensando en el próximo 16 de junio. Paciencia, muchachos. Falta un montón y hoy nadie es dueño de los votos.

Comentarios