Estudios femeninos: qué detecta cada uno

Los especialistas detallan lo que puede conocerse mediante cada prueba y la importancia de realizarlas una vez al año.

Por Gimena Rubolino

jueves 16 de mayo, 2019

Las mujeres sabemos que una vez al año es necesario realizar estudios de rutina que incluyen el papanicolau, colposcopía, ecografía trasvaginal y mamaria. Pero, ¿qué es lo que detecta cada uno? Veamos sus características.

Papanicolau: También conocida como “Pap” o citología vaginal, es muy importante porque permite detectar células anormales en el cuello uterino que podrían causar cáncer cervical. La prueba de Papanicolaou detecta cambios celulares provocados por el VPH, pero no detecta la presencia del VPH en sí. La doctora Viviana Brest, especialista en Ginecología afirma: “lo que se observa en este procedimiento es el estado del útero en general”.

Colposcopía: Esta técnica es una manera de lograr una vista aumentada del cuello uterino. Se trata de una forma rápida y fácil de detectar cambios celulares en el cuello uterino que pueden convertirse en cáncer. Generalmente este procedimiento se realiza en forma conjunta con el papanicolau.

Si el médico nota algo que no parece normal, realiza una biopsia. Esto significa que extrae una pequeña muestra de tejido y la envía a un laboratorio. Existen 2 tipos de biopsias: Una consiste en extraer tejido del exterior del cuello uterino. La otra consiste en extraer tejido del interior de la abertura del cuello uterino. Una colposcopia y una biopsia tardan apenas 5-10 minutos.

Ecografía mamaria: Es un examen médico no invasivo -sin inyecciones ni agujas, es decir, sin generar dolor- y exento de riesgos para la salud de la mujer, puesto que no hay exposición a radiación. Permite obtener imágenes en tiempo real para comprobar la estructura y el movimiento de los órganos y el flujo sanguíneo que circula por los vasos. En algunos casos suele ser el complemento de una mamografía.

Mamografía: Es un tipo de radiografía que detecta el cáncer de mama en las mujeres. Las imágenes que produce pueden mostrar pequeños tumores que no se pueden sentir. Lo recomendable es iniciar esta prueba a partir de los 40 años y repetirla una vez al año.

Ecografía trasvaginal: Es un examen utilizado para ver el útero, los ovarios, las trompas, el cuello uterino y el área pélvica de la mujer. Esta técnica permite ver la presencia de quistes, miomas, tumores u otras patologías. Además, permite indicar si una alteración en los órganos internos requiere una intervención quirúrgica o solo tratamiento médico.

 

Comentarios