RADIO MITRE

“Estoy podrido que haya jueces que se rasquen las honorables pelotas y los senadores se hagan los honorables boludos”

Alfredo Casero habló con Lanata Sin Filtro sobre la marcha de anoche frente al Congreso, la obra que fue levantada en Salta y el mal desempeño de nuestros funcionarios.

Por Rosario Nuestro Redes

miércoles 22 de agosto, 2018

La obra del artista Alfredo Casero que titulada “¿De qué no se puede hablar?” fue levantada en un teatro de Salta, la función debí llevarse adelante el próximo viernes. Sin embargo, Humberto Colautti, dueño del teatro salteño llamado “El teatrino” y nieto recuperado de la última dictadura, decidió cancelar la función: “Debido a las declaraciones públicas del Sr. Alfredo Casero que reivindican la última dictadura militar en nuestro país, El Teatrino decide cancelar la función programada para el día Viernes 24 de Agosto”, comunicó la sala.

Levantaron la obra de Alfredo Casero en Salta por “reivindicar la dictadura militar”

“Es un teatro Kirchnerista, no puedo hacer nada. Le molesta todo lo que decís en vez de disentir”, sostuvo Casero sobre la suspensión de su obra -en diálogo con Lanata Sin Filtro-.

El artista no retrocedió sobre sus dichos y explicó: “Después de escucharla a Bonafini y a Carlotto y el apoyo a Milani, es normal que desconfíe de las actitudes militantes de un grupo de gente que no tiene que tenerla. Los Derechos Humamos son los primeros que tienen que estar contra los gobiernos”.

Por otro lado, continuó criticando el método que aplicó el gobierno kirchnerista con quienes no compartían sus convicciones: “Tuvieron demasiado poder para el ‘no te metas con eso’. Que se revea todo, desde el primero al último que haya manejado plata del Estado”.

Con respecto a la marcha realizada anoche frente al Congreso Nacional en pedido por justicia y la recuperación del dinero de la corrupción, Alfredo Casero, manifestó que estamos viviendo “un momento histórico”, que lo único que pedimos ayer fue que “ya no somos boludos, ya sabemos cómo actúan: por un bien partidario”. A su vez, para Casero se demostró que “no hace falta ni micros ni choripanes” para que la gente se movilice por lo que cree.

“Me sentí palmeteado, me besuquearon”, explicó Csero sobre su experiencia en la marcha y el cariño que sintió. Por otro lado, subrayó: “Estoy podrido que haya jueces que se rasquen las honorables pelotas y los senadores se hagan los honorables boludos”.

Comentarios