empalme graneros

En un control de pirotecnia ilegal, agentes de Control Urbano fueron agredidos por un grupo de vecinos

El hecho ocurrió en la tarde de este lunes cuando un hombre que estaba vendiendo pirotecnia en la vía pública se resistió a un control de rutina e intentó escapar.

Redacción Rosario Nuestro

lunes 24 de diciembre, 2018

En la tarde de este lunes y es vísperas de Nochebuena, agentes de Control Urbano resultaron heridos mientras realizaban un control de prevención por la venta ilegal de pirotecnia. Los agentes fueron agredidos por los vecinos de la zona que salieron en defensa del vendedor.

Los hechos se dieron cerca de las 14 en la zona comercial de la calle Juan José Paso en Empalme Graneros. Todo comenzó cuando los agentes intentaron hacer un control sobre pirotecnia ilegal en dicho centro comercial a cielo abierto.En ese momento, personal de Control Urbano y la policía intentaron identificar a un hombre que estaba vendiendo pirotecnia dentro de un automóvil.

 

Ante la presencia de las fuerzas policiales y municipales, el hombre arrancó su auto y se dio a la fuga y  atropelló a uno de los agentes de Control Urbano. Pero su huida no resultó satisfactoria ya que fue detenido a pocos metros del lugar. Sin embargo, cuando fue detenido, quienes presenciaban el accionar policial, se opusieron al arresto y agredieron al personal municipal. Uno de los agentes sufrió una lesión tras recibir un piedrazo en la cabeza.

Al intentar identificarlo, el hombre se negó, arrancó el auto y atropelló primero a agentes de esa repartición y posteriormente a los móviles policiales hasta hacerse lugar y poder escapar del lugar.

De todos modos, el hombre fue detenido a los pocos metros por personal policial. Pero al detenerlo e intentar identificarlo, “la gente tomó partido y salió en defensa del hombre que escapó y terminó agrediendo al personal municipal”.

En declaraciones a los medios, el secretario de Control y Convivencia, Guillermo Turrin informó: “Un agente terminó con un piedrazo en la cabeza. Le realizaron una tomografía computada, solo tres puntos en la cabeza, pero poner en riesgo la vida por situaciones que son contrarias a las normas y el personal está para hacer cumplir eso, habla un poco de la sociedad que estamos viviendo, donde la sociedad pide controles, pero parece que los pide para los demás no para uno”.

 

 

Comentarios